Análisis

Javier Gómez Graterol: No es una lista de deseos

La agenda 2030 de la ONU, de ingeniería social para el nuevo paradigma de “desarrollo sustentable” y de transformación de la sociedad, demoliendo la familia tradicional y a la Iglesia, como primer objetivo, no es una simple lista de bonitas intenciones o deseos, es una agenda, programada. Eso debe quedarnos claro a todos, en especial a los cristianos, sea cual sea nuestra denominación.

No se trata de una teoría conspiranóica, es algo que es claramente comprobable en cada uno de los documentos que pueden verse en las páginas web de la ONU, de cada una de los organismos derivados, y en las fundaciones auspiciadas, principalmente, por George Soros.

Nos guste o no, la tenaza se cierra cada día más, y busca que sea global, que la persecución a los cristianos y el intento de destruir la Iglesia sea cada vez más fuerte.

Cada año mucha gente suele hacer propósitos de año nuevo, este año, uno de los que deberíamos hacer, como cristianos, sea cual sea nuestra denominación, es el de orar por quienes quieren imponer esta agenda, aplicando 1 Timoteo 2,1-3, y además de eso, ponernos como meta profundizar en la lectura y aprendizaje de la Biblia, en especial en la persona de Cristo.

Un joven me preguntó, en mi consultorio virtual, cómo hacía para superar el hecho de ser de la “generación de cristal”, y mi recomendación fue esa: profundizar en el conocimiento de Cristo, pues Él mismo dijo que quien le sigue termina siendo morada de Dios (Trinidad Santa) en sí (Juan 14,23-27). Esta generación está creciendo con este constante bombardeo de mensajes, y lamentablemente algunos creen que eso que piensan lo piensan, por ellos mismos y lo defienden a capa y espada.

Hay, por otro lado, jóvenes siendo formados en valores cristianos que son señal de que no debemos perder la esperanza, pero por ellos no hay que bajar la guardia, ni dejar de hacer nuestra parte. Los profetas en la Biblia tendían a sentirse mal por ver que el mal avanzaba, y luego Dios les reveló cómo obra en el silencio y el bien se impone, a pesar de que humanamente veamos lo contrario. Dios con nosotros.

Autor: Javier Gómez Graterol, religioso / periodista

Artículos relacionados:

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: ¿Se impondrá un “nuevo orden mundial”?

Nuevo orden mundial… para otros

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista:¿Qué tan bueno es ser normal?

Javier Gómez Graterol, religioso / periodista: Responder al mal como se debe

Javier Gómez Graterol, religioso / periodista: Hacia una “nueva sexualidad”