Cochabamba

SANTUARIOS PATRIMONIALES SE EXPONEN EN EL MARTADERO

Más de 110 muestras fotográficas expuestas en el mARTadero reflejan la sacra, monumental e histórica belleza de 23 iglesias rurales de La Paz y Oruro, olvidadas en el altiplano pero captadas desde el lente del embajador de la República Federal de Alemania en Bolivia, Philipp Schauer.

Son joyas arquitectónicas religiosas construidas entre los siglos XV y XVIII y sintetizadas en 29 paneles. La exposición fue posible gracias a un convenio suscrito en diciembre pasado entre el proyecto mARTadero y el Colegio de Arquitectos de Bolivia, filial Cochabamba, y la Facultad de Arquitectura y Ciencias del Hábitat de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS). El convenio busca promover el patrimonio y resaltar la importancia de la arquitectura nacional.

Schawer, interesado en la arquitectura rural, realizó una muestra fotográfica plasmada en el libro “Iglesias Rurales en La Paz y Oruro”, publicado en noviembre del 2011. Con las imágenes buscó además promover el turismo y la conservación patrimonial de la zona; para reforzar ese último propósito, elaboró también una guía turística.La exposición recorre Bolivia desde septiembre del 2011, en esta ocasión es el turno de Cochabamba.Las blancas paredes de la sala de exposiciones del mARTadero acogen las fotografías de las iglesias de Carabuco, Caquiaviri, Caquingora, Tiahuanaco, Laja, Sica Sica, Yaco, Guaqui, Jesús de Machaca, Andrés de Machaca, Santiago de Challapa, Copacabana de Andamarca, Belén de Huachacalla y la colonial Curahura de Carangas.

Mientras los santuarios paceños revelan detalles arquitectónicos del barroco mestizo, las iglesias de Oruro exponen construcciones en las que priman  murales detalladamente trabajados.Por ejemplo, la iglesia de Yaco, dedicada a San Juan Bautista, es considerada una “obra maestra” de la arquitectura andina; la de Copacabana de Andamarca (1754) expone uno de los murales más bellos de Bolivia denominado “paraíso celestial” con árboles tamaño natural, según la investigación del embajador.

En tanto, los retablos mayores de las iglesias resguardan los santos de la devoción indígena. Sus paredes expresan pasajes de la Biblia útiles para evangelizar y educar en las escrituras durante la colonia.

Así es denominada la iglesia de Curahura de Carangas, construida en una primera etapa por el cacique Baltasar Cachagas y finalizada por Gonzalo Lagama.

Peligros del patrimonio sacro

El abandono de las iglesias, la falta de mantenimiento, la modernización progresiva, los pocos recursos financieros destinados para su restauración por parte de autoridades nacionales y la cada vez más escasa ayuda económica del exterior son factores que ocasionan la pérdida del patrimonio arquitectónico, artístico y religioso de estos santuarios, explica la investigación de Schauer.

Desde 1983, la República Federal de Alemania invirtió en Bolivia 1.538.000 euros en el marco del programa de conservación patrimonial, convirtiéndose Bolivia en el séptimo país con más apoyo financiero alemán en el mundo, así lo afirma su página virtual.

El Gobierno Federal de Alemania apoya desde el 2008 la restauración de la iglesia de Curahuara de Carangas. La restauración fue considerada uno de los doce proyectos más destacados a nivel mundial por la importancia patrimonial de lo que un día fue un señorío aymara en la época incaica.