Cochabamba

Santa Vera Cruz: postulada como patrimonio de la humanidad

La fiesta más antigua e icónica de Cochabamba, Santa Vera Cruz Tatala (o Velacruz), centrada en la fertilidad del ganado, la gente y las chacras será postulada como patrimonio de la humanidad por la Secretaría de Cultura de la Alcaldía ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). 

El propósito es revalorizar la festividad que cada año reúne, los primeros cuatro días de mayo, a miles de personas sobre todo parejas jóvenes que van a recoger a las wawitas o muñequitos artesanales que son los hijos dejados por las personas que ya no quieren descendencia, en el altar del Cristo o Tatala (o papito), para que su fertilidad pase a quienes tal vez no pueden concebir.

El agradecimiento y los pedidos de hijos son cada vez más explícitos. También han aumentado los puestos de venta de wawitas artesanales. Hay  muñequitos de  todo tamaño, color, material y precio. La vigilia se realiza en el enorme canchón donde se expone al Cristo, en Santa Vera Cruz, en el kilómetro cinco al valle alto.   

“La festividad ya fue declarada como patrimonio en Bolivia y el Concejo Municipal también lo hizo, entonces, ya hemos cumplido las dos etapas previas para iniciar una cruzada internacional para que Santa Vera Cruz sea patrimonio de la humanidad”, expresó Ninoska Lazarte.

Explicó que el siguiente paso es contratar una consultoría para trabajar un estudio histórico, sociológico y cultural. Se espera que en diciembre se tenga el documento final.

Lazarte dijo que en dos semanas se prevé reunir con el Ministerio de Culturas y el representante de la Unesco para conocer todos los requisitos para iniciar el trámite.

El antropólogo, José Antonio Rocha, indicó que históricamente Santa Vera Cruz Tatala (Tata= padre y La=grandiosidad) es una celebración que nació antes del Incario en Valle Hermoso, un lugar considerado sagrado.

La otra historia cuenta de una piedra con venas en forma de cruz que encontró un lugareño. Rocha dijo que la cruz fue un regalo de la familia Canedo antes de la Revolución del 52.

El párroco del templo de Santa Vera Cruz, Valerio Pacheco Mamani, afirmó que cada año 40 mil personas visitan el templo; caracterizó la fiesta con tres componentes únicos: la fertilidad humana por las parejas que acuden con fe a pedir la gracia de tener hijos, la Madre Tierra porque familias ofrecen sus productos a la Pachamama y los animales.