Destacadas

A 28 años del saludo de Juan Pablo II en el día del Periodista Boliviano

Hace 28 años, Juan Pablo II, el primer papa que visitó Bolivia, tuvo el detalle de dirigirnos este saludo. Sencillas, sabias y proféticas palabras que quizá hoy estén más vigentes que entonces. Felicidades, colegas periodistas, que Dios siga bendiciendo esta noble profesión, nuestras vidas y la de nuestras familias.

Saludo a los periodistas
La Paz, 9 de mayo de 1988

Queridos periodistas y agentes de la comunicación social:

He sabido que mañana, 10 de mayo se celebrará en Bolivia el día del periodista. A vosotros, pues, queridos periodistas bolivianos, así como a los que habéis venido de fuera con motivo de este mi viaje pastoral, mi saludo y mi felicitación anticipada.

Deseo a la vez manifestaros que siento profunda estima por vuestra profesión, a la que considero de suma importancia y trascendencia para la vida de la sociedad. Por ello os aliento a realizar siempre vuestras tareas informativas con un gran sentido de ética profesional y de constante atención a la inspiración moral que debe guiarlas.

Esto os hará sentir auténticos promotores del bien común, y nunca usuarios privilegiados de potentes medios de difusión al servicio de intereses particulares o conveniencias sectarias.

El código deontológico del informador, que conocéis muy bien, entraña una insobornable adhesión a la verdad, un respeto incondicional a la objetividad, sin ceder a eventuales presiones injustas ni a la tentación de desfigurar los hechos o las opiniones ajenas.

Sé, mis queridos periodistas de Bolivia, que una gran parte de vosotros sentís y apreciáis vuestra condición de profesionales católicos. Os invito en consecuencia a ejercer vuestras tareas con esa alta inspiración que debe brotar de vuestra fe cristiana. Y no olvidéis en vuestro trabajo a Aquél que vino al mundo para ser la Buena Noticia de salvación. Aquél, que es la VERDAD (cf. Jn. 14,6; 18,38), Cristo Jesús, el Redentor y Amigo del hombre.

Con estos deseos y esperanza, pido a Dios que bendiga vuestro trabajo vuestras personas y familias.