Cochabamba

P. Alejandro Marina iluminó el simposio sobre los “50 Años del Decreto Ad Gentes”

P. Alejandro Marina fue el encargado de iluminar a los participantes del Primer simposio de misionologia con la quinta ponencia “50 Años del Decreto Ad Gentes”, en la cual hizo un recorrido desde el inicio de este decreto.

Alejandro Luis Marina, nacido en Buenos Aires, estudió su Licenciatura en Teología Dogmática en la Escuela de Filosofía y Teología perteneciente a la Universidad El Salvador, desde hace 8 años colabora en el Programa de Formación Misionera Internacional, hoy señaló como en algunos documentos eclesiales recordaron en reiteradas oportunidades el decreto ad gentes donde se fue enriqueciendo, ampliando y renovando el concepto de misión, “fuimos viendo como en Latinoamérica en Conferencias Episcopales y en los congresos misioneros también se fue recreando este concepto, tomamos en cuenta los hechos históricos de cada momento porque justo decíamos que la reflexión teologica de la misión brota de la experiencia de la realidad de lo concreto de cada día y tiempo histórico y asi descubrimos varias cosas.

Dijo que desde el decreto ad gentes descubrimos una iglesia comunión, sacramento y misionera por naturaleza y a una iglesia en salida a la periferia; “es decir una actitud, un modo de estar una manera diferente de concebir la misión no sólo como un concepto que nos identifica, sino como un modo de ser y estar en el mundo”. “Hemos recuperado esa dimensión misionera que hoy no consiste tanto en solo saber que somos misioneros, sino que en un estilo de vida que gesta una transformación”.

“Vivimos una primavera eclesial históricamente vivimos tiempo confuso pero al mismo tiempo de gran riqueza que nos invita un nuevo dialogo con el mundo, creo que despertar este deseo de encontrarse y dialogar juntos cristianos y no cristianos es lo que va despertar este interés por el CAM”, dijo que aun corremos el riesgo de una iglesia encerrada, “y hoy todo nos habla de abrirnos a una conciencia cósmica con la naturaleza, esta dimensión de apertura que vive el mundo es una corriente que tiene que entrar dentro de la iglesia abrir y salir , y no replegarse, como dice el Papa a no enfermarse por estar encerrado”, es el mensaje final del Padre Alejandro en torno al proceso de preparación al Vº Congreso Americano Misionero.”