Análisis

Javier Gómez, religioso/periodista. Tetraciclina y encefalitis: para que su muerte no sea en vano

El pasado 6 de octubre falleció el presbítero Henry Nil Macías Nuñes, del Vicariato Apostólico de Ñuflo de Chávez, sacerdote cruceño. Apenas dos días antes fue cuando vi que habían publicado el aviso de que estaba grave, y la petición de orar por él. Luego, la notificación de su temprana muerte.

No supe, sino hasta dos días después, la causa de su fallecimiento, según me informaron de “encefalitis”. Enseguida que escuché esa palabra, vino a mi mente el nombre de otro difunto amigo, médico, venezolano, fundador del instituto que lleva su nombre, el Instituto de Investigaciones Clínicas Américo Negrette, y de la revista Investigación Clínica, en Maracaibo, Estado Zulia, Venezuela.

Américo Negrette fue un médico zuliano que realizó una investigación y descubrimiento de que la “Tetraciclina” sirve como fármaco efectivo para tratar y curar esta enfermedad de la cual falleció mi amigo Henry, esta investigación es poco conocida. Ojalá que haya médicos que puedan leer este artículo, examinar la investigación legado de este doctor, y puedan usar su investigación como base para evitar que más muertes por esta enfermedad se sigan dando. Si usted lee este artículo y conoce a un médico hágaselo llegar, sobre todo los vínculos que dejo, que son los que dan parte de la investigación de este doctor.

Dejo aquí los tres principales vínculos a la investigación del doctor Américo: https://cutt.ly/tetraciclinanegrette y https://cutt.ly/tetraciclina y https://cutt.ly/GgxkWoG también dejó otra sobre cómo ayuda este medicamento en la parálisis facial https://cutt.ly/FgxkP4c

Me da un poco de tristeza haber sabido tarde el nombre de la enfermedad, ese pudo ser que a todos nos ronda en la cabeza alguna vez en la vida, cuando, de haber sabido, haber hecho, haber podido hacer algo más de lo que se hizo, como por ejemplo haber mostrado esta investigación a sus médicos tratantes, tal vez todo habría sido diferente.

Ojalá que la investigación/descubrimiento del doctor Negrette no sea en vano, ni que la muerte temprana de alguien como Henry vuelva a darse por esta enfermedad. Ruego a Dios que la investigación de mi amigo Américo pueda dar una solución que ayude a que se salven vidas. Henry, desde el cielo intercede por todos los que padecen ahora esa enfermedad que te llevó de este plano terrenal tan temprano, apenas a casi dos años de tu ordenación. Dios con nosotros. Amigos médicos, oro por ustedes.

Autor: Javier Gómez Graterol, religioso/periodista

Artículos relacionados:

Fallece el joven sacerdote Henry Macías del Vicariato Ñuflo de Chávez 

Hablemos de nuestras plantas medicinales 

Dios, naturaleza y vida

“Hospital Católico… donde el amor es parte de la medicina”

Humanizar la Medicina en la lucha contra el cáncer, eso es Justicia