Análisis

Javier Gómez Graterol: Oren por mí, por favor

Mi cumpleaños fue el pasado 6 de septiembre. Tengo algunos rituales  para recibir cada año de vida. Contarlos ahora no viene al caso, solo diré que tienen que ver con recibir cada año en oración, tanto de agradecimiento por lo vivido, como para recibir el nuevo año de vida que comienzo, en y con Dios, y evaluar lo que he vivido.

En estos momentos estoy pidiendo respuestas a Dios para algunos asuntos que para mí son vitales de cara a mi vida, y a mi vocación religiosa.

En la caricatura Kung Fu Panda fue la primera vez que escuché la frase (imagino que sacada de la sabiduría oriental) que dice que uno a veces consigue su destino en el camino que tomó para evitarlo. Creo que con todo lo que me ha pasado en este último lustro de vida la he hecho verdad, así como también el versículo Romanos 8,28, que afirma que Dios dispone de todas las cosas para bien de los que le aman.

En estos momentos, evaluando lo que ha sido mi vida, es muchísimo más lo que agradezco que lo que no. En general sigo creyendo que el balance es positivo en la mayoría de los aspectos.

El ingrediente que hace aún más diferente este reciente cumpleaños, para mí, es que siento que he comenzado una nueva etapa, sin matices, sin vueltas atrás, del tipo: o es este camino, o el otro, sin ninguna otra posibilidad.

Necesito pedirles que oren por mí, necesito apoyo en la oración para el discernimiento que tengo que hacer, y para que la parte que le corresponde a Dios, principalmente su respuesta, se dé lo más pronto posible.

En cuanto a mí, a mi parte, soy consciente de que, cuando decidimos, tenemos que decidir con compromiso, y asumiendo lo que viene con cada decisión. Se dé lo que se dé, cada decisión que asumimos cambia nuestra vida, para bien o para mal. Yo necesito hacerlo de cara a cuanto corresponde cumplir el plan de Dios para mí.

¿Que cómo me siento? En paz, pero con necesidad de pensar bien, de no decidir movido por ninguna emoción, y menos si es negativa.

Muchas gracias a todos, de antemano, a todos los que tengan a bien ayudarme con su oración. No quiero dar un paso en falso. que el Espíritu Santo me ilumine. Aunque sé que nadie soy para ponerle plazos a Dios, ni exigirle nada (Judit  8,11-17), en definitiva, no quiero que este año termine sin haber comenzado, para bien o para mal, una nueva etapa en mi vida que me indique el próximo camino a seguir. Dios les retribuya en gracias y bendiciones su apoyo en la oración. Dios con nosotros

Autor: Javier Gómez Graterol, religioso / periodista

Artículos relacionados:

Javier E. Gómez Graterol, religioso / periodista: Todos necesitan de tu oración

Cruzando un tramo difícil

Javier E. Gómez Graterol, religioso / periodista: 2021 y la necesidad de orar por nuestros gobernantes

“Orar por el fin del aborto en los hogares y parroquias durante todo el año” – P. Pedro Rentería

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: Los gobernantes y la Biblia