Análisis

Javier Gómez Graterol: Oremos por E.E.U.U.

Conversaba con un recién conocido esta mañana, y ambos coincidíamos en que quedan pocas personas en Venezuela que no tengan un familiar cercano fuera del país. A eso se unió la conversación sobre el peligroso paso de la selva del Darién, en la cual han perdido la vida muchos venezolanos. No diré ninguna cifra especulativa, al estilo cientos o miles, conque se haya perdido uno, ya es suficiente para que su muerte sea denuncia de lo destructivo del comunismo y sus más de noventa millones de muertos, y contando.
El hecho es que ya tengo también familiares y conocidos que han hecho ese trayecto, afortunadamente no contados entre los muertos, pero sí uno de ellos y su esposa contandos entre aquellos que perdieron por ser asaltados en el camino, lo que llevaban, en especial dinero por ventas de bienes personales, sin patrimonio para regresar, y gracias a Dios que ella no fue violada.
Cuba y sus constantes balseros, Venezuela ahora, segunda Cuba, con sus migrantes de a pie. Es aún más cruel el hecho de que, este conocido, cuasi familiar, y su esposa no pudo entrar como refugiado, llegó, por retraso del asalto, dos días luego de la promulgación de la nueva ley que impide los ingresos ilegales.
No estoy escribiendo esto para quejarme de la consecuencia, lo hago para seguir denunciando la causa: un sistema desmoralizador y destructivo que ahora ha logrado sembrarse como opción en la vida de tantos jóvenes que, tal vez muy de buena fe, creen que están cambiando al mundo por seguir sus doctrinas.
Vienen las elecciones de medio término en Estados Unidos, las cuales podrían ayudar a revertir o al menos enlentecer el daño que están haciendo las políticas dañinas de los izquierdosos demócratas. Toca orar mucho por ellos, para que esta paliza de realidad que están recibiendo con esta gestión que hasta guerras ha traído, les ayude a entender que las ideas de izquierda son sólo cantos de sirena de perdición. Dios con nosotros.
Artículos relacionados: