Análisis

Javier Gómez Graterol: El mal no descansa, el bien ¿Qué hace?

Es triste ver que cuando se aprobó la derogación de la sentencia Roe vs. Wade, sobre la derogación del rango constitucional al aborto en Estados Unidos, además de haber las normales reacciones de protesta como era predecible (y se siguen dando), el también esperable discurso del “católico, de raíces católicas”, del senil al mando de Estados Unidos, no hubo, de parte de los católicos estadounidenses o los latinoamericanos mayor gesto de alegría, ni se está viendo que haya gesto de apoyo sostenido a la medida. De hecho, Donald Trump, un no católico, ha sido considerado el presidente más pro vida de Estados Unidos.

Duele también ver, que salió una comunicación a nombre del Vaticano, pero en cuanto al Papa en persona, no hay, hasta los momentos, ningún pronunciamiento al respecto de él directamente como cabeza de la Iglesia sobre esta derogación. Él, que siempre se ha manifestado contra el aborto, no se puede negar, no ha dado ninguna declaración sobre este hecho de gran relevancia, lo cual es un respaldo, a mi modo de ver, estratégicamente necesario.

Cuando en Argentina se logró que al menos se pospusiese por un año la discusión sobre la aprobación del aborto (9 de agosto de 2018), no hubo mayor gesto de alegría, luego, vinieron los políticos e impusieron la ley (diciembre de 2020), no hubo protesta sostenida en contra, mientras que el activismo a favor sí permaneció y permanece constante.

Sé que es más fácil destruir que construir, pero desencaja ver que cuando el bien logra un triunfo, por pírrico que sea, nosotros los cristianos pasamos inmediatamente a la inactividad o a la omisión.

Para el comunista la ley debe respetarse sólo cuando le conviene, si no le conviene hay que derogarla y hacer protestas continuadas, escandalosas y planificadas contra ellas. Ahora que Latinoamérica tiene esta vuelta a gobiernos de izquierda se espera que operen en bloque coordinado desde Cuba como una fuerza de desestabilización e imposición de la agenda mundial que nos está atropellando. ¿Seguiremos pecando de omisión? ¿Habrá algo perseverante en contra? ¿Qué hacer para que haya constancia contra quienes juegan sucio y apuestan al desgaste?

Estados Unidos ha dado un avance en favor de la vida. Se le han dado algunos golpes de retroceso al comunismo, pero este no descansa y busca seguir imponiéndose. ¿Rezaremos al menos  sostenidamente (1 Tim 2,1-4)? ¿Perseveraremos en la oración aunque sea? Dios nos ilumine para que sí, después de todo, por no haber rezado, los discípulos fueron sacudidos y dejaron abandonado al Maestro (Mt 26,41). Esperemos que, cuando la arremetida sea más fuerte, ahora que es un bloque de poder, no nos dispersemos más de lo que estamos, y perseveremos al menos en la oración. Dios con nosotros.

Autor: Javier Gómez Graterol, religioso / periodista

Artículos relacionados:

Miguel Manzanera SJ: ¿Legalización del aborto en Argentina?

Otra vez lobby del aborto exagera cifras de mortalidad materna en México

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: Ensañamiento y populismo

Había realizado 75.000 abortos, pero Jesús lo llamó y se convirtió en líder católico provida

Jóvenes en Colombia rechazan aborto y “matrimonio” homosexual, revela estudio