Análisis

Javier Gómez Graterol: LGBTQ++ y el prestigio

Recién salió la serie Dahmer en Netflix, surgieron reclamos, de parte de la comunidad LGBTQ++, a esta compañía que se ha caracterizado por su notorísima inclinación hacia la izquerda y de constante publicación de contenidos con ideología de género. ¿La razón? Pues que clasificaron la serie, en la que el protagonista es homosexual, como LGBTQ++ (!), según ellos porque eso no le hace bien a la imagen de la comunidad.

La gran ironía de esto, es que hace poco, (2018) una miembro de esta comunidad, Elena Shestakova, pidió a la editorial DC Comics que declare al Joker/Guasón abiertamente homosexual, y lo hizo, nada más y nada menos, que a través de una petición en el portal Change.org con la finalidad de “reivindicar los derechos sexuales del archienemigo de Batman” (!)  https://cutt.ly/jokerchange

Claro, el Guasón es un payaso psicópata famoso, Dahmer un ser real, ambos son representación del mal, considerando, por ejemplo  que el Guasón ha hecho cosas como matar a uno de los Robin (Jason Todd), dejar inválida a Bárbara Gordon, y asesinado a cientos de personas con su químico que mata de la risa, etc., en cambio Dahmer, ha logrado su fama gracias a la capacidad capitalista de Netflix de sacar provecho de algo tan feo como su historia.

También fue notorio en el famoso uso del lenguaje inclusivo, cuando recién salía la pandemia, que no se quiso usar eso de “fallecidos y fallecidas” porque se oía feo, así que solo hablaron de fallecidos.

Triste pero cierto: se trata de defender a como dé lugar la ideología de género y no de una cuesitón moral real. Payaso prestigioso, sí, que bien y que avance que sea abiertamente homosexual. Psicópata pobre, pues uy que feo y no, por favor, somos seres de luz y eso no nos representa.

Y si me van a decir que se trata de personaje ficticio y de uno real, pues recuerden que en Argentina cancelaron Dragon Ball porque había escenas y comportamientos ficticios que no gustaron a las feminazis de aquellos lares, y otros casos como el de la cancelación del zorrillo Pepe Le Pu en Space Jam.

Entonces, no hay problema que seas psicópata, el problema es que seas pobre, y sin prestigio. Es como esa vieja frase que dice: si eres pobre, eres loco, si eres millonario eres “excéntrico”.

Pretender defender una ideología por encima de la verdad ya está haciendo que muchas personas no sepan distinguir lo moral, lo real y lo verdaderamente importante. Gracias a Dios la Iglesia, con la cual estará Cristo hasta el fin del mundo, y los poderes del infierno no  podrán contra ella (Mt 16,18) es, y será, hasta el fin de los tiempos, un bastión de la verdad, por eso está siendo tan perseguida. Dios con nosotros

Autor: Javier E. Gómez Graterol, religioso / periodista

Artículos relacionados:

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: Ideologizando fantasías

Javier Gómez, religioso/periodista: Adoctrinamiento como “derecho humano”

Javier Gómez, religioso/periodista: El Papa Francisco y las ventanas de Overton

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: Y dañaron a He-Man

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: Franquicias ideológicas