Análisis

Javier Gómez, religioso/periodista: El Papa Francisco y las ventanas de Overton

Bueno, la prensa sensacionalista (en especial la de izquierda) lo está volviendo a hacer: una interpretación muy libre de las palabras dichas, en un documental por salir, (es decir, no ha salido a estas horas cuando escribo estas líneas), que manifiestan un supuesto acuerdo del Papa con las uniones homosexuales por el civil.

Si bien este tipo de noticias se desmiente rápido, ya el primer paso hacia la “normalización”, de conductas sociales, mediante el proceso conocido como las “ventanas de Overton”, ha sido dado: se ha hecho que se hable del tema, que se contemple la posibilidad por parte de los católicos y otras denominaciones cristianas, porque supuestamente lo dijo, nada más y nada menos que ¡el Sumo Pontífice! Así, la credibilidad de uno de los bastiones más poderosos en contra de estas ideologías queda socavada, total, ya lo dijo Göebbels: miente miente, que algo queda.

Las declaraciones del Papa han sido que los homosexuales no merecen ser expulsados de sus familias (por su condición homosexual), que por ello merecen tener una familia y que se les ampare legalmente. De ahí, a decir que avala las uniones, todavía hay un trecho bastante largo.

Encíclicas como la Humanae Vitae ya hablan de lo que dice la Iglesia al respecto. El Catecismo de la Iglesia Católica resume la postura sobre la homosexualidad muy sintéticamente (básicamente no discriminarlos, rechazarlos, y que vivan en castidad) y el Papa Francisco no ha mencionado nunca un cambio de esta postura.

El torpedo ya ha sido lanzado, ya los pasos están siendo seguidos, es todo un guion diabólico. Mucha gente está ahora hablando mal del Papa y la Iglesia, pero la mayoría de ellos solo han leído los titulares y las palabras sacadas de contexto.

Que interesante resulta que, cuando la Iglesia habla del aborto, muchos dicen que no se debe meter en asuntos legales, y que Iglesia y Estado son asuntos separados. Luego, cuando el Papa dizque dijo esto, muchos están que “brincan en una sola pata” de felicidad, y celebran con bombos y platillos.

Sépanlo cristianos de todas las denominaciones: el torpedo no es solo contra la Iglesia Católica, busca que se hable del tema entre cristianos. Infórmense por favor de lo que son las ventanas de Overton, tanto en Youtube como en Internet lo explican muy bien, difundan de qué se trata este proceso diabólicamente utilizado para normalizar lo que sea, porque es parte de lo que usa ahora la nueva maquinaria ideológica, cada vez más autoperfectible, apoyada por las grandes compañías tecnológicas, grandes cantidades de dinero, e incluso Inteligencia Artificial, para implantarse. Esto no es una simple teoría “conspiranóica” es un plan diabólico, perfectamente guionizado ante el cual, si no oramos, nos adormecemos y no nos ponemos en guardia, terminará por aplanarnos. Dios con nosotros.

Autor: Javier Gómez Graterol, religioso/periodista