Cochabamba

EFEMÉRIDE: SOLARI PIDE SER HUMILDES AL SERVIR AL PRÓJIMO

El arzobispo de Cochabamba, monseñor Tito Solari, exhortó ayer a los cochabambinos y a las autoridades locales y nacionales a desterrar el orgullo y la soberbia, así como Jesucristo que no hizo alarde de su condición de Dios para servir al prójimo, la familia, los vecinos y al pueblo, durante la homilía de acción de gracias (Tedeum) por los 202 años de la gesta libertaria del 14 de septiembre de 1810.

El presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, acompañados de ministros de Estado, asambleistas nacionales y departamentales, el gobernador Edmundo Novillo, el alcalde Edwin Castellanos y representantes gremiales, asistieron a la homilía celebrada en la Catedral Metropolitana por el Arzobispo de Cochabamba.

Monseñor Tito Solari refirió que Cristo actuó como siervo, como hombre cualquiera y como tal se rebajó aún más, sometiéndose incluso a una muerte en la cruz, la más humillante y dolosa, para salvar al hombre, a la humanidad.

“Cuánto nos cuesta a nosotros y a las autoridades andar como un hombre cualquiera en la ciudad, cuánto cuesta no aparentar, no buscar reconocimientos o saludos”, sostuvo y afirmó que actuar con humildad significa cambiar de mentalidad y ser verdaderos cristianos.

“En una fiesta como hoy, en medio de dificultades de la vida, de ver el problema de las familias, en estos grandes sufrimientos, nosotros encontramos una palabra de esperanza en la muerte y resurrección de Jesús”, sostuvo.

El arzobispo Solari dijo que en las fiestas de la efeméride departamental, Dios quiere derramar su amor entre los cochabambinos y los bolivianos para promover una comunidad y una sociedad respetuosa, pacífica y fraterna, de servicio, amor y humildad.

El presidente Evo Morales, ministros de Estado, parlamentarios, autoridades de la Gobernación, del municipio e instituciones de Cochabamba rindieron homenaje a los héroes del 14 de septiembre de 1810, con ofrendas florales, una ceremonia interreligiosa en la plaza principal, una homilía de acción de gracias en la catedral y un desfile cívico en El Prado.

En la ceremonia interreligiosa, los guías espirituales del Consejo Nacional de Amautas ofrecieron k’oa y ch’alla al padre Sol, la madre tierra (Pachamama), los astros y dioses tutelares de los Andes para que bendigan a los bolivianos y a la gestión de gobierno.

A su turno, un total de 12 iglesias evangélicas agradecieron a Dios por la vida y las oportunidades de servicio a los demás, con lecturas bíblicas, cánticos de alabanza, reflexiones sobre la vida y oraciones comunitarias.

En representación de las iglesias evangélicas, el obispo metodista Javier Rojas elevó una oración pidiendo al Creador eterno “que nos una como una gran familia; que Jesús, el resucitado, en un mundo marcado de señales de muerte, nos ofrezca salvación y vida; que el espíritu santo llene nuestros labios para proclamar el idioma solidario del amor”.

La ceremonia interreligiosa, que tuvo participación de las iglesias Católica, Metodista, Evangélica, Luterana, Presbiteriana, Bautista, Ejército de Salvación, Evangélica Luterana, Consejo Latinoamericano, Círculo de Oración, Instituto Superior Ecuménico de Teología y el Consejo Nacional de Guías Espirituales Amautas, concluyó con el abrazo de la paz del Señor Jesucristo entre todos los asistentes.