Cochabamba

Así se está viviendo la 104 Asamblea de los obispos de Bolivia

Del 12 al 17 de abril los obispos de Bolivia se reúnen en su tradicional asamblea episcopal.

A través de su portal informativo “Iglesia Viva” la conferencia episcopal de Bolivia divulgó algunas informaciones sobre las actividades de la 104 Asamblea Episcopal que se realiza en Cochabamba.

Descarga aquí en PDF el Saludo de Mons. Ricardo Centellas

Con el discurso del Presidente de la Conferencia Episcopal Bolivia, Mons. Ricardo Centellas; y el saludo del nuevo Nuncio Apostólico en Bolivia, Mons. Angelo Accattino, comenzó hoy la 104 Asamblea Plenaria de los Obispos de Bolivia que se prolongará hasta el próximo martes, 17 de abril cuando presentarán su Mensaje al Pueblo de Dios.

Centellas destacó los temas principales que tratará la Asamblea como el tema de la educación católica y la preocupación sobre la administración de justicia en nuestro país.

Por su parte,  Accattino agradeció la acogida que le brindaron los Obispos y resaltó la misión del Representante del Papa en su doble función de relación con la Iglesia Católica y con el Estado boliviano.

La Asamblea concluirá el 17 de abril con una conferencia de prensa a las 10:00 horas, en la que los Obispos presentarán su Mensaje al Pueblo de Dios.

 

El mensaje del Presidente Mons. Centellas

“Todos esperamos una justicia imparcial, ágil, libre e independiente”

En su discurso de Inauguración Ricardo Centellas, Presidente de la CEB, ha manifestado el deseo de la Iglesia boliviana por “una justicia imparcial, ágil, libre e independiente”. A su vez denunció que los esfuerzos por cambiar la administración de justicia son insuficientes, poniendo de ejemplo las elecciones judiciales y la realidad de las cárceles en el país como “espacio de deshumanización y por supuesto signo de injusticia letal”.

Esto es lo que dijo sobre la Justicia

La justicia como valor fundamental de la convivencia social será otro de los temas para reflexionar y encontrar algunas orientaciones pastorales que nos permitan avanzar en el cambio estructural que necesita nuestro pueblo. Todos esperamos una justicia imparcial, ágil, libre e independiente. Hace falta superar la práctica de la justicia que responde a intereses económicos y políticos, una justicia politizada que manipula las leyes y los derechos personales y colectivos para absolutizar el poder.

Son insuficientes los esfuerzos por cambiar la administración de la justicia. Hace poco participamos de las elecciones judiciales y constatamos que el remedio es peor que la enfermedad, o al menos no soluciona la enfermedad. Si no hay independencia de poderes, seguiremos poniendo parches superficiales y no soluciones verdaderas. “A vino nuevo odres nuevos”, dice Jesús en el Evangelio. Únicamente, la justicia libre del lucro y de la política partidista estará al servicio de la dignidad de la persona y del bien común.

La realidad de las cárceles es un espacio de deshumanización y por supuesto signo de injusticia letal. Tantas expresiones de violencia a la dignidad de las personas: Hacinamiento, negociados, corrupción, retardación de procesos, muertes y falta de itinerarios de reinserción social.

“Una educación única, ideologizada y totalitaria no respeta la pluralidad de personas y pensamientos”

Esto es lo que dijo sobre la educación

“Estos días reflexionaremos el tema de la educación católica. Educar, desde la perspectiva católica, no es solamente un proceso de transmisión de conocimientos, sino un camino para descubrir las propias capacidades y asumir responsabilidades intelectuales, sociales y políticas en la sociedad.

Apoyamos una educación integral, diversa y fundamentalmente para la vida. Porque

la educación única, ideologizada y totalitaria no respeta la pluralidad de personas y pensamientos.

Por eso, es importante que se preserve el derecho a elegir el tipo de educación que desean los padres de familia, para sus hijos, en el contexto del principio de subsidiaridad.

En comunión con la Iglesia universal, en camino al Sínodo sobre los Jóvenes, es oportuno cualificar nuestro servicio a ellos, que sea un espacio de formación de líderes en la vida de fe y en la vida política. Necesitamos gente nueva que revitalice nuestras comunidades cristianas y la vida social. Convencidos que el amor es más fuerte que el miedo; que la gratuidad profundiza nuestra condición humana y no los intereses mezquinos; que el diálogo y el respeto construyen unidad y la confrontación solo destruye. Es hora de construir un humanismo nuevo.”

Saludo de Mons. Angelo Accattino Nuncio Apostólico en Bolivia

Descarga aquí el Saludo del Nuncio Apostólico de Bolivia a los Obispos

 

Fuente: Infodecom / con información de las notas de Iglesia Viva

Foto: archivo