Cochabamba

Mons. Tito Solari llama a la humildad, obediencia y caridad

El arzobispo de Cochabamba, Tito Solari, pidió a los que participaron de la misa de Te Deum recoger los tres mensajes que son parte de la lección de vida de Jesús.

Se refirió a la obediencia, la caridad y la humildad, éste último que es el más dificil de practicarlo, pero que hace de las personas una fuente de vida.

“La persona que es humilde y la institución que da una figura de humildad pone condiciones para ser fecunda, generar vida, relaciones de confianza. Se acerca al otro y construye, es lo más precioso que existe”, sostuvo.

AGRADECIMIENTO A la conclusión de la misa interreligiosa y como una muestra de respeto con esta actividad que tuvo un retraso de media hora y a la espera de las autoridades, la Iglesia Católica pospuso por ese tiempo el inicio del Te Deum con motivo del aniversario de Cochabamba. Pese a esto, las máximas autoridades nacionales, departamentales y municipales no participaron de la misa en la Catedral celebrada por el arzobispo de Cochabamba, Tito Solari.

La asistencia de la población fue mínima. Destacó la presencia de los líderes opositores que se encontraban acomodados detrás de las bancas reservadas para las autoridades. Ante su ausencia tuvieron que recorrerse hacia adelante y dejar el espacio para otros católicos. También asistieron los miembros de otras Iglesias. El arzobispo de Cochabamba agradeció su participación.

“Saludamos a todos aquellos que tenemos la misma vocación de escuchar el evangelio y creemos en Cristo aunque pertenezcamos a iglesias diferentes. Ofrecemos homenaje al Señor para el bien de nuestra región”, expresó.

Dijo también que en esta oportunidad es necesario recordar la liturgia de la exaltación de la cruz.

“Sacamos un mensaje para que seamos verdaderos cochabambinos que construimos desde nuestra fe el departamento”, reflexionó. A su vez recordó que la riqueza de una ciudad está en sus personas que construyen unidos “esta casa, esta familia grande como es Cochabamba”.

El Te Deum fue realzado con la presencia del grupo Canto Popular que interpretó los diferentes cánticos propios de la eucaristía.