Cochabamba

Hijas de María Auxiliadora visitan las viviendas de feligreses para rezar el Santo Rosario

Las Hijas de María Auxiliadora celebraron el mes de mayo con algunas actividades que fortalecen el espíritu y lo llenan de alegría, la alegría del anuncio del evan-gelio como esos discípulos que salieron a proclamar la “Buena Noticia” de la salvación.

Sor Beatriz Loayza nos cuenta cómo es la misión del Santo Rosario en las familias.

Fue significativo encontrar en el barrio Kami de Colcapirhua a muchas de las familias que acogen a María en sus casas y se quedan con ella como símbolo de protección, de confianza, de cercanía…Una de las actividades realizadas por las FMA en Co-chabamba ha sido el rezo del Rosario en las casas de las familias que han pedido este encuentro.

Salir de nuestras comunidades para compartir la oración y un momento particular de encuentro con ellos que cuentan algunas cosas de familia y además de rezar el rosario podemos conocernos un poquito y acercarnos a la gente.

En general en nuestras casas se hace la procesión a la Virgen el día 24 de Mayo, la coronación de la Reina del cielo y las acostumbradas “Canciones Marianas” que reflejan el cariño de las y los estudiantes, quienes con creatividad realizan sus coreografías en torno al altar de nuestra “Auxiliadora”.

Durante todo el mes se han preparado en nuestras casas los “rincones Marianos” y se han realizado ensayos de las canciones, arreglos florales y fiesta grande como hi-jos de una misma Madre en todas las obras.En algunos lugares también se hace el “Rosario de la Aurora”.

En “María Auxiliadora” de Montero en especial se reza muy temprano, hacia las 5 de la mañana, es algo muy hermoso el percibir el fervor de los cruceños que de todas las calles salen para unirse en oración a María y aprovechar este momento de oración por tantas inten-ciones.

También en La Paz, se realiza el Rosario Solida-rio con la creatividad de las jóvenes que traen ofertas de víveres u otros para los orfanatos de niños y niñas. Son múltiples las actividades que son realizadas sintiéndo-nos “Hijas” de la “Madre” sabiendo que intercede por nosotras y nos auxilia de tantos peligros.

“Este año se tuvo la oportunidad de celebrar la Fiesta de María Auxiliadora junto a la fiesta de Pentecostés, momento culminante de la Institución de la Iglesia Ca-tólica. Feliz coincidencia que nos permitió agradecer a Dios por haber elegido a María para estar junto a sus discípulos en el momento de inaugurar su Iglesia y po-der ser ella, la compañera de camino en esta misión tan importante y de gran responsabilidad para continuar la tarea de la evangelización”.