Cochabamba

Don Germán ,mentor de generaciones

Don Germán, así lo llaman en la que fue durante más de medio siglo su segunda casa, el colegio Maryknoll. En estos días de reflexión en los que su vida ha dado un giro de 180 grados, ¿qué nos puede decir de ese hombre a quien todos llamamos don Germán?

Que es una persona que siempre ha tenido en su vida el principio de honestidad, solidaridad y lo fundamental, disciplina, un hecho trascendental para cumplir lo que uno se propone. Soy una persona que respeta y ama lo que Dios le ha dado: una esposa, cinco hijos, catorce nietos y una bisnieta. Que ha tratado de cumplir su rol de la mejor manera posible para que la educación sea uno de los pilares para lograr el desarrollo del país.

¿Cómo se dirige un establecimiento educativo con más de 2000 estudiantes y con las complejidades que implica educar?

Dentro de esta complejidad hay parámetros válidos: la disciplina y la espiritualidad; el equipo de docentes que participa; los padres de familia que apoyan desde el análisis y la crítica; y finalmente, lo fundamental los chicos y chicas que son a quienes nos debemos.

¿Cómo recibió el colegio Maryknoll hace medio siglo y cómo lo deja hoy?

Cuando me hice cargo en 1971, el colegio respondía a las exigencias de su tiempo. A pesar de ello, fuimos haciendo varios cambios que se iniciaron incluso estando de docente. Diseñamos un proyecto educativo para que las materias se semestralizaran con una orientación hacia las ciencias cuidando la formación humanística pero con esa tendencia; modificamos las cargas horarias de tal manera que se cumpla ese objetivo y como el tiempo no era suficiente tomé la decisión de ingresar a las 7:30. Tuvimos que trabajar con los profesores de nivel universitario con quienes conversamos para que condensaran sus programas analíticos en humanidades y reforzaran las ciencias.

¿Esta fórmula fue adoptada por otras unidades educativas?

(Sonríe) Ahora que dejo el colegio, varios Directores me han confesado que han tratado de imitar el modelo pero que no han podido; es que cada colegio tiene su propio carisma, el Maryknoll está integrado y esto ha favorecido a la consolidación del modelo.

El Maryknoll es reconocido por su apego a los valores cristianos, la disciplina y alto nivel de exigencia académica ¿es esta triada la clave de una buena educación?

Estoy convencido que sí. En el colegio hemos tomado primero la identidad Católica, sus virtudes y valores; a esto sumamos la formación académica para que las cosas sean de la mejor manera. Creo que se ha logrado.

Debo transmitirle la incertidumbre que ha generado en los padres de familia su alejamiento de la Dirección General. ¿Qué siente don Germán, siente la misma incertidumbre respecto de la capacidad de la institución para mantener los parámetros de calidad educativa que conocemos?

Yo pido a Dios y a la virgen que sigan orientado y guiando al pilar fundamental del colegio que son los profesores. Yo he puesto mi parte, pero ellos han sido los ejecutores. Se les ha “movido el piso”, como se dice usualmente. Hay maestros que me han preguntado “y ahora qué hacemos”; yo les he dicho que han trabajado para la institución, no para mí porque al final las personas estamos de paso.

¿Cuáles son los retos que ahora deberá afrontar el colegio Maryknoll?

Un primer reto que se tiene que afrontar es la formación técnica tecnológica y lo que implica su financiamiento. Las cargas horarias son fuertes, a esto hay que contemplar la implementación del material pedagógico y didáctico. El colegio deberá presentar su proyecto y los costos de este deberán ser asumidos por los padres de familia.

La evaluación seguirá siendo otro reto no solo para el Maryknoll sino para todo el subsistema de la educación regular al igual que la malla curricular y el planteamiento de los contenidos programáticos que exigen la integración de materias como Física y Química. Con el Código de la Educación anterior (Ley N0. 1565) estas dos materias sumaban 24 horas; con la Ley vigente, hacen apenas 16.

¿Cómo ha sido lidiar con el modelo académico de la Ley de Educación vigente, me refiero al proyecto sociocomunitario productivo, a los objetivos holísticos y a la evaluación de las dimensiones subjetivas?

Tuvimos que hacer una planificación específica y orientar a los profesores para que trabajen en el Ser y el Decidir que son dimensiones sumamente subjetivas, esto sigue siendo un desafío.

¿Pero un desafío que vale la pena?

Hasta cierto punto sí, pero si hablamos de las calificaciones hay que entender que este es un factor que incide en la dimensión del Saber (conocimiento) por lo que habría que diferenciar el Ser y el Decidir haciendo que su evaluación sea únicamente cualitativa.

¿Qué flexibilidades le ha permitido la Ley 070 cuando desde afuera se opina que es una Ley revolucionaria, impositiva e incluso inapropiada? ¿Ha tenido que negociar con esta Ley?

Es bastante difícil. Se han hecho planteamientos pero se han quedado en medio camino. Nos indicaron que en enero de este año que culmina convocarían a una reunión especializada pero no se la ha llevado a efecto.

Hemos ido implementando los objetivos holísticos tratando de hacerlo lo mejor posible pero es importante señalar que cada año debemos esperar la Resolución Ministerial 001 que nos dé las pautas a seguir puesto que la Ley vigente no cuenta con Reglamentación, se ha quedado en enunciados. Venimos aplicando la Ley 070 con la Reglamentación de la 1565.

Nicolás Siles, Director Distrital de Educación de Cochabamba, y Jorge Ponce, Subdirector Departamental de Educación Regular han lamentado públicamente la noticia de su alejamiento ¿esto quiere decir que usted ha sabido mantener una buena relación con las autoridades de Educación?

Siempre. Mi manera de actuar ha sido buscar la mejor relación con todas las personas y principalmente con las autoridades de Educación, Alcaldía y Gobernación porque esto facilita la educación.

Usted ha sido durante muchos años pieza fundamental de ANDECOP, ¿en qué queda ahora esta institución?

De acuerdo con los Estatutos, para ser parte de ANDECOP es necesario ser representante legal de algún centro educativo y al no ser más Director del colegio Maryknoll, debo también dejar la Presidencia de la Asociación.

Don Germán, ¿realmente ha internalizado la oportunidad que le ha dado la vida de poder ser parte fundamental de la educación de miles de niños, hoy jóvenes y adultos? ¿Fue un premio, un privilegio?

Sí. Gracias a Dios por todo esto que me ha dado; por toda la sabiduría que me ha llevado al quehacer educativo y que ha hecho que niños y jóvenes puedan salir y estar en sitiales muy importantes.

¿Qué espera que suceda con la educación en Bolivia? ¿Qué debería cambiar para favorecer la formación de niños y jóvenes?

La educación en Bolivia necesita varios ajustes: El currículo debe responder a la realidad para lo cual hay que mejorar el proceso; la evaluación también amerita mayores reflexiones, todo en procura de la excelencia educativa.

En secreto, ¿cuénteme cuál es la fórmula para que a cinco meses de cumplir 82 años, se esté tan lúcido y activo como usted?

Para nosotros los educadores es el contacto con los niños y jóvenes, ellos nos dan esta energía, esta vida; pero en mi caso no solo es eso. ¿La verdad? es la compañía de Blanca, su apoyo durante estos 51 años de matrimonio.

El único momento en el que usted se quebró en su discurso de despedida fue cuando mencionó a su esposa, Blanca Ramallo quien no ha dejado de acompañarlo en todo este tiempo para celebrar sus aciertos y éxitos. Sin embargo, no quiso estar presente en el momento de aquella despedida, ¿es que también sintió que no era la forma de agradecerle por los años de trabajo?

En todas las ocasiones en las que me refiero a Blanca me viene esa profunda emoción. Ella no ha compartido en ningún momento el modo como han procedido conmigo. No crea que yo estoy feliz, también creo que no era la manera; yo esperaba que Dios me diera la señal para retirarme.