Tarija

Procesión de San Roque reunió a 4 mil chunchos

Este domingo 6 de septiembre inició la Fiesta Grande de Tarija con más de 4 mil promesantes que acompañaron al Patrón San Roque, se celebró una misa a las 10.00 de la mañana y faltando una hora para el medio día salió la procesión desde la iglesia de San Roque, por la calle General Trigo, rumbo a la plaza Luis de Fuentes.

En la plaza principal de Tarija los chunchos escoltas del Santo hicieron las labores, que son una serie de figuras y pirámides donde los promesantes suben unos sobre otros al ritmo de la música.

Los chunchos en gran parte se cambian en el coliseo del barrio San Roque y en casas cercanas a la iglesia. Se pudo conversar con diferentes promesantes, quienes solicitaron dejar sus nombres en el anonimato ya que como señalaron, sería como levantar el velo del traje mientras bailan.

“Hay un sentimiento de igualdad, hermandad y respeto cuando los promesantes provenientes de diversos sectores socioeconómicos de Tarija, movidos por la fe, nos hacemos todos chunchos del patrono San Roque”, comentó uno de los participantes.

Diferentes promesantes expresaron respecto a esta primera danza para el Santo. “Recibes la fiesta con ansias porque se puede bailar un año más”, indicó.
“Feliz por el inicio del baile, renovar la promesa y fuerzas, emoción por la cantidad de promesantes y las largas filas, quenilla y tambor producen un sonido que erizan la piel”.
Otro de los promesantes comentó que al inicio del baile suele rezar y solicitar al Santo que lo acompañe durante toda la procesión. Explicó que debido a los empujones y discusiones que se presentan en la fila durante la danza, se desconcentran y disminuye el ánimo.

“Hoy por ser corto no se siente el cansancio, otros días es diferente por las distancias que se recorren, el sol y el calor del traje”.

La cantidad de chunchos dificulta la organización de los mismos, uno de ellos indicó que se presentan problemas por conseguir los primeros lugares de la fila.

“El tambor da la fuerza y hace reaccionar cuando uno flaquea o reniega y la quenilla llega al alma, uno reflexiona sus cosas con mayor sensibilidad mientras se avanza”.

La procesión concluyó a las dos de la tarde, los chunchos expresaron su felicidad de poder bailar un año más.