La Paz

Novena de Navidad 2020: “Este es nuestro Dios, de quien esperábamos la Salvación”

El Área de Evangelización de la Conferencia Episcopal Boliviana, pone a disposición la Novena de Navidad 2020, con el título: “Este es nuestro Dios, de quien esperábamos la Salvación”. La Novena es una invitación a las familias y comunidades como preparación a revivir y celebrar la venida del Hijo de Dios.

Mensaje de Mons. Waldo Barrionuevo C.Ss.R., Obispo del Vicariato Apostólico de Reyes Y Responsable de la Sección  Animación Bíblica de la Pastoral  del Área de Evangelización de la CEB:

El Adviento, marca el inicio de un nuevo año litúrgico, este tiempo particularmente denso nos debe ayudar a retomar fuerza y entusiasmo en nuestra Misión de anunciar a nuestro Señor Jesucristo como Señor de la Vida y su Reino de Paz, de Justicia, de Amor y de solidaridad.

El misterio de Cristo que celebramos en este tiempo, es el del Mesías anunciado y esperado, que finalmente llega para dar cumplimiento a las promesas y nuestras esperanzas. Por eso la Iglesia celebra el Adviento con una atención vigilante, atenta a los acontecimientos de la historia y a los signos de los tiempos; solícita en preparar los caminos del Señor y dispuesta a seguir esperando la llegada definitiva de su Reino.

Es el tiempo que nos abre a la esperanza de encontrarnos plenamente con el Señor, pese a la actual situación de angustia en el que toda nuestra sociedad es afectada por el impacto del COVID-19. Nos ha tocado, en muchos casos, ser testigos del fallecimiento de nuestros sacerdotes, religiosas y nuestros familiares. Hemos estado aislados en nuestras casas, imposibilitados de vivir plenamente la Eucaristía, presencia plena del Señor.

Sin embargo, como discípulos del Resucitado, estamos desafiados a ir más allá de estos momentos de dolor, y reflexionar sobre el sentido profundo de nuestra fe.

El Señor se acerca y nos invita a descubrirle presente en nuestras vidas, y avivar el anuncio de su venida para estimular nuestra esperanza de que vienen días mejores. Por ello como Iglesia, comunidad de hermanos, tenemos la responsabilidad de promover signos de esperanza y de alegría para nuestro pueblo.

En este sentido la Novena Bíblica de Navidad, es una invitación a vivir de un modo más intenso y profundo la unidad de las familias y de la comunidad parroquial, preparando con alegría y gozo el nacimiento del Salvador. La Novena no se ha de reducir a un simple rezo; debe hacer posible que nuestra vida sea tocada e iluminada con cada pasaje bíblico que nos anuncia el advenimiento del Niño Jesús. La Novena invita a las familias y las comunidades se reúnan para prepararnos a revivir y celebrar la venida del Hijo de Dios, en las parroquias, en los hogares y en los lugares de trabajo; sabiendo que la Navidad implica estar atentos y despiertos, para que desde los valores del Evangelio, podamos fortalecer los lazos de fraternidad, justicia, solidaridad, paz y libertad; valores que las situaciones adversas que hemos vivido este año ha dejado muy debilitada.

Que el Adviento, que es el camino que nos dirige a Belén, nos ayude a encontrarnos con la ternura del Emmanuel (Dios-con-nosotros) en nuestra vida, para ser testigos de su amor y transmitirla a todos nuestros hermanos.

Fuente: Iglesia Viva