Cochabamba

Muebles de exportación fabricados en provincias

Es casi imposible pensar que los muebles de calidad de exportación que se venden en uno de los salones del convento de Santa Teresa provengan de provincias de Cochabamba, La Paz y Santa Cruz; pero así es.

La producción de estos muebles de diseño exclusivo y únicos en su estilo se desarrolla en los talleres  de la Asociación Familia de Artesanos Don Bosco, que se encuentran ubicados en Escoma, provincia Camacho del departamento de La Paz;  Pasorapa, provincia Campero del departamento de Cochabamba, y Postrervalle, provincia Vallegrande del departamento de Santa Cruz, donde trabajan más de 90 artesanos que tienen entre 20 y 30 años.

Los muebles tienen características que los hacen especiales. La primera, explica el responsable de la tienda ubicada en el centro de esta ciudad, Simone Rinaldi, es que no tienen ni un sólo clavo, pues se  unen a través de ensambles, debido a que los clavos no son un material noble y, con el tiempo, tienden a oxidarse y estropear la pieza en la que se encuentran.

Otra característica de estos muebles es una técnica denominada el arado, que consiste en miles de líneas en alto relieve en cada uno de los muebles, que los hace especiales. “Esa textura se hace una por una y es uno de nuestros sellos, porque todos los muebles que producimos son así”, dice Rinaldi y agrega que “le da una textura muy interesante y no hay otra mueblería que haga este trabajo”.

También están pintados con barniz al agua, lo que permite que la madera se exponga en toda su plenitud, pues todos estos muebles están trabajados en madera de cedro y no tienen ni una sola pieza que sea de cartón prensado, reconstituido o venesta, debido a que quienes los fabrican pretenden que duren hasta ser usados por los bisnietos de los compradores.

Además, tienen pintura e incrustaciones en piedra que decoran cada pieza y hacen que  sean únicas. Su alto costo es evidencia  de la calidad de estas piezas.

Con esta iniciativa empresarial se logró evitar la migración y que varios artesanos permanezcan en sus pueblos de origen, ya que reciben salarios que están entre los 2.500 y 3.000 bolivianos al mes y que les garantizan una vida digna.

Esculturas

La Asociación Familia de Artesanos Don Bosco, además de fabricar muebles modernos de estilo europeo, también produce retablos para iglesias y esculturas hechas a mano, con imágenes de la religión católica talladas en madera e incluso a pedido de los clientes.

Esta diversidad en su oferta se debe a que, desde las escuelas que funcionan en las provincias, “durante la etapa de formación se van descubriendo las virtudes de cada muchacho, porque se forman en dibujo técnico, en diseño y en pintura”, señala el responsable de la tienda, Simone Rinaldi. Añade que para cada escultura se realiza todo un proceso previo, pues, antes de tallar la madera, primero se realiza un diseño en arcilla para que el escultor se familiarice con la dimensión.