Cochabamba

Mons. Tito Solari a los jóvenes: El Congreso Euarístico nos brinda un encuentro con Jesús

Mons. Tito Solari, Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Cochabamba invita a los jóvenes de Cochabamba a vivir un encuentro con Jesús en la clausura del Congreso Eucarístico de Cochabamba.

Queridos jóvenes,

Esta semana hemos vivido con intensidad las actividades del Primer Congreso Eucarístico Diocesano. Sin embargo, nos faltan aún dos actividades esenciales: la Jornada Juvenil, el día 22 de noviembre y la Fiesta Eucarística del domingo 23.
Por este motivo les dirijo este mensaje, animándoles a participar especialmente el día sábado. Todas las actividades han sido diseñadas pensando en ustedes, en tantas formas de expresión y creatividad que desarrollan de manera espontánea, con la alegría y el entusiasmo que les caracteriza.

El Congreso Eucarístico nos brinda una hermosa oportunidad para el encuentro con Jesús… Jesús, ese amigo cuyo rostro encontramos en nuestra vida cotidiana: en nuestros amigos, en la naturaleza, en la música, y también en la gente que sufre, las personas abandonadas, y tantas personas necesitadas de un gesto de cercanía y de cariño…

Pero, para poder de verdad encontrar a Jesús en la vida cotidiana es importante acercarnos a la Eucaristía: pues es en este Sacramento donde Él mismo quiso quedarse con nosotros, donde sale a nuestro encuentro. Y en esta ocasión tan especial del Congreso Jesús también se hará presente en el rostro de los demás jóvenes, en los momentos para compartir, en los cantos y en el silencio… pues es ese el sentido profundo de la Eucaristía: el compartir desde la fe en Jesús

Por eso les animo, acérquense a las distintas actividades, acérquense a Jesús. Él siempre les espera, siempre está dispuesto a escucharles, a acompañarles en el camino de la vida. Pero sobre todo, Él cuenta con ustedes: con sus talentos y capacidades para construir el Reino de Dios aquí en la tierra… ¡Jesús cuenta con su amor!

Acojámonos al infinito amor de Jesús, nuestro Maestro y Amigo, y pidámosle que nos acompañe en nuestro camino.
Con afecto,

+Mons. Tito Solari Capellari