Cochabamba

Mons. Oscar Aparicio: Retornemos a Dios

El Arzobispo de Cochabamba, celebró la eucaristía dominical por la vida consagrada, oportunidad en la que el ministerio de música Jésed de México animó la celebración.

Durante la homilía, Mons. Aparicio reflexionó sobre le importancia de reconocernos como templo de Dios y retornar a él. “Dios que viene y nos salva, nos saca de nuestra miseria y nuestros pecados”.

Mencionó que le muerte de Jesús es redentora, tiene una dimensión gloriosa, es la respuesta a nuestros males y pesares. Puesto que en el corazón de Dios se revela su presencia de amor, al habernos dado a su hijo.

Recordó que los consagrados reflejan esa forma de ser de Dios, que tienen su fundamento en su fe en el Señor. “Hemos optado por Él, por su obra y redención aunque exista el mal”. Dijo que el consagrado quiere llevar a Dios. Si hay que tomar alguna cruz la toman para hacer signo visible concreto del amor de Dios.

Las lecturas, dijo, muestran que el pueblo aprendió a conocer a Dios, y que pese a ello le dieron la espalda, que prefirieron erradicar a Dios de su corazón y por ello consiguieron que les fuera mal. “Si hemos elegido a Dios estamos en el justo lugar y encontramos el sentido a la vida. Si un pueblo decide erradicar de su existencia a Dios camina en tinieblas”. Hablo que el exilio es consecuencia del pecado de Israel, por ello han perdido todo. “Abandonar a Dios ha sido fatal. Han aprendido que hay que agarrarse de Dios”.

Pidió que elijamos estar en la Casa de Dios, que no nos alejemos de Él “El mal de este mundo quiere redimirlo Dios”. Invitó a los consagrados a no cansarse en el camino, pues el fundamento es su amor. Que se pueda reconocer a los hermanos en sus necesidades, a ejemplo de las Hermanas Guadalupanas que atienen el Creva y hacen presencia del amor de Dios en sus vidas: “No políticamente, no porque somos sociólogos, sino porque creemos en el amor al prójimo”.

Al igual que el ministerio de música Jesed, que evangeliza con el canto, su experiencia en el amor de Dios los hizo instrumento para que muchos puedan retornar a Dios.