La Paz

Mons. Juarez rechaza sugerencia de la ONU sobre aborto en Bolivia

El arzobispo de Sucre, Jesús Juárez, expresó la molestia de la Iglesia Católica y rechazó la sugerencia del Organismo de Naciones Unidas (ONU) para que en Bolivia se despenalice el aborto.

Además, Juárez calificó la sugerencia de la Naciones Unidas como un acto de “intromisión”.

“El país exige soberanía en estos temas, yo considero que es una intromisión de un país o una organización que quiere dar consejos a un país que tiene su propia legislación en este tema”, señaló el representante de la Iglesia en la capital del país.

Manifestó que la postura de la Iglesia Católica es invariable y no coincide con la de la ONU.

“El aborto, como dice la Iglesia siempre, será algo que va en contra de la vida. Pero lo que a mí como pastor me impulsa es a promover la defensa de la vida. Supone la convicción de que un ser humano es sagrado e inviolable en cualquier situación y en cualquier etapa de su desarrollo”, dijo.

El pasado 27 de julio, un Comité de la ONU sugirió a Bolivia “enmendar las disposiciones legales pertinentes para despenalizar el aborto y asegurar que esté legalmente disponible en caso de amenazas a la vida o salud de la mujer embarazada, violación, incesto y grave deterioro del feto”.

El Tribunal Constitucional (TC) en 2014 emitió una sentencia señalando que “se elimina la obligatoriedad de que un juez dé su permiso para que una mujer aborte bajo los supuestos legales”.

Los supuestos en los que está autorizado el aborto en Bolivia es en los casos de embarazos producto de violación, rapto no seguido de matrimonio, estupro, incesto y cuando la vida de la madre esté en riesgo, pero en todos los casos era necesaria una orden judicial.

Las cifras muestran que en Bolivia abortan cada año entre 40.000 y 80.000 mujeres, de esta cantidad 5.000 mujeres mueren y el 50% de las que salen de la intervención tiene consecuencias.

También señalan que cada día 115 mujeres lo practican y que tres de cada cinco bolivianas tiene un aborto en su vida. Los datos fueron proporcionados en 2013 por la investigadora estadounidense Natalie Kimball, en un estudio sobre la práctica de la interrupción del embarazo en el país.