Cochabamba

Momento histórico para los laicos de la Prelatura de Aiquile y Bolivia

Por primera vez en la historia de la Prelatura de Aiquile fue constituido el primer Consejo Jurisdiccional de Laicos (CJL). Este hecho histórico que beneficia a laicos de movimientos y principalmente parroquias fue posible gracias al apoyo de Mons. Jorge Herbas, Obispo de la Prelatura de Aiquile; Mons. Percy Galván, Presidente del área de Comunión Eclesial y Richard Romero, Presidente del Consejo Boliviano de Laicos.

Según los Estatutos, recientemente aprobados por la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), se entiende por el nombre de laicos a “todos los fieles cristianos, a excepción de los miembros que han recibido un orden sagrado y los que están en estado religioso reconocido por la Iglesia, es decir, los fieles cristianos que, por estar incorporados a Cristo mediante el bautismo, constituidos en Pueblo de Dios y hechos partícipes a su manera de la función sacerdotal, profética y real de Jesucristo, ejercen, por su parte, la misión de todo el pueblo cristiano en la Iglesia y en el mundo”. (Lumen Gentium 31Can. 225 CDC).

Mons. Herbas, convocó a un grupo de laicos comprometidos para poder participar de un espacio informativo y junto a ellos definieron la pertinencia de abrir un Consejo de Laicos para la Jurisdicción Eclesial. Luego de un análisis y compromiso de los convocados fueron nombrados por el Obispo los miembros y cargos del flamante Directorio del Consejo Jurisdiccional de Laicos de Aiquile. La estructura laical quedó conformada de la siguiente manera:

 

Presidente: Freddy Torrico

Vicepresidenta: Elizabeth Nova

Actas: Pura Marlene Ortiz

Vocal: Orlando Tórrez

 

El equipo de fieles deberá cumplir el servicio de orientar a sus pares sobre su identidad laical, espiritualidad y su compromiso con temas de la realidad temporal. Deberán buscar ser la instancia organizada que acompaña, organiza y coordina acciones de los laicos comprometidos, que desde su propia vocación actúa en la vida familiar, socio-político, laboral y cultural, para el “bien común” y la salvación de los seres humanos, con los siguientes objetivos, en el marco de lo establecido por los Cánones 227, 321 y especialmente del Can. 323 del CDC. Luego de tres años de servicio les tocará convocar a una Asamblea General para renovar el Directorio.

Al finalizar el presidente del CBL los felicitó y dio la bienvenida a la organización nacional desde la cual ya hay algunos espacios de formación al cual deben adherirse como ser el de: “Laicos y Política”, que va desarrollándose vía Internet y de manera presencial en el mes de agosto.