Análisis

Misión de yatiris en Cuba

Cuando mi alegre comadre de Quillacollo me anunció su decisión de ir conmigo a bailar al “Malena” la noche del viernes, me negué rotundamente a que lo hiciéramos, manifestándole la inconveniencia de hacerlo teniendo en cuenta el delicado estado de salud del comandante Chávez, presidente de Venezuela por quien nos encontrábamos orando dentro de la Campaña de Plegarias dispuesta por nuestro presidente Evo.

Sin embargo, se impuso el ánimo festivo de mi pariente espiritual quien me dijo que esa noche no podíamos dejar de asistir al naiclú alteño porque –en medio del baile– trataríamos de designar al Corrupto más Notable del Año 2012.

Siendo la primera vez que los paceños y alteños elegiríamos democráticamente a un personaje tan notable del quehacer boliviano, acepté a regañadientes la decisión de la cholita y en pocos minutos ella me transportó al sitio indicado en mi poderosa motocicleta Harley Davidson.

Al llegar pregunté por mis amigos yatiris Guayruru, Calimán y Titirico y fue una bailarina del “estriptís al revés” donde las artistas comienzan desnudas y luego se van vistiendo poco a poco hasta concluir con gruesos abrigos de piel acompañadas de una melodía seductora.  Después de un “chow” tan original y seductor, otro yatiri llamado Son Pen me dio la noticia de que mis amigos yatiris habían sido incorporados a la delegación boliviana que marchó a La Habana (Cuba) para implorar a diversas deidades por la recuperación del caudillo venezolano. Este extraño yatiri que vaticinó un cáncer en las estructuras del Gobierno boliviano a raíz de la ola de coerciones recientemente conocida me desveló que mis amigos yatiris viajaron a la ciudad donde fue operado el amigo de nuestro presidente Evo y del canciller Choquehuanca, quienes aprecian en alto grado la profesionalidad de mis amigos yatiris.

El nuevo amigo yatiri me comunicó que nuestros brujos andinos comenzaron ya con el despliegue de su ciencia y superchería obteniendo ya un sorprendente resultado luego de sus primeras actividades, el caudillo caribeño recuperó la conciencia y preguntó:

“¿Cómo está mi pueblo…?”, patriota interrogante que publican los periódicos del domingo.

En medio de estas averiguaciones acerca de la misión que cumplen mis amigos yatiris que colaboran con nuestro presidente Evo y su canciller Choquehuanca (“Choqui” para sus íntimos), olvidé por completo la designación del “Boliviano más Corrupto del 2012”, pregunté a mi comadre quién había sido designado con un título tan honroso y la cholita me dijo que no se consiguió tal designación porque los candidatos fueron denunciados de repartir dinero entre los votantes.

A estas horas del día martes, mis amigos yatiris ya habrán retornado de La Habana (Cuba) y nos dirán: “¡Misión cumplida!”.