Cochabamba

Misa católica al ritmo de rock atrae a jóvenes a la Catedral

El sacerdote y rector de la Catedral, Marcelo Bazán, no vistió una sotana de cuero ni movió la cabeza al estilo de los rockeros. Tampoco instaló un juego de luces tipo discoteca para “ambientar” la primera misa católica con cánticos de adoración a Jesús en ritmo de rock.

Sin embargo, con una amplia sonrisa, recibió a sus fieles a las seis de la tarde y les explicó que esa era una misa católica, con liturgia católica, pero en ritmo de rock para cumplir el documento de Aparecida que manda a los sacerdotes a salir del entorno de las iglesias en busca de las personas para ser sus pastores.

“A un bebé no le puedes dar picante mixto. Esta es una misa en un lenguaje que los jóvenes entienden, esa es la sabiduría de la creación de Dios, cada uno tiene su etapa”, describió Bazán. Mucha gente adulta liga el rock con lo satánico, por prejuicios, pero se trata de un ritmo que puede servir para ministrar a Dios, si su contenido sigue siendo cristiano. “Lo central en la Iglesia católica es el canto sacro y polifónico, pero no es el único, tenemos cánticos en ritmo de huayños, taquiraris, cuecas; es aprovechar los ritmos de la cultura donde estás, pero sin perder la riqueza de la iglesia universal. A mí me gusta la misa en canto gregoriano, pero el sacerdote no está acá para cumplir sus gustos, sino para ser un pastor, los amamos jóvenes”, amplió. El 70 por ciento de los asistentes a la misa tenía entre 9 y 25 años. Muchos se movían discretamente en su sitio, algunos levantaron las manos con libertad. El grupo Angelus Rock, cuyos integrantes son miembros de una parroquia de Pacata, interpretó más de 10 temas en gospel, metal suave, celta rock y uno al estilo Mago de Oz. Las guitarras eléctricas, la batería, el bajo, el teclado, las voces de 7 varones y 2 mujeres ministraron en la misa. “Venimos a servir a Dios, en ritmo de rock, pero sin desmarcarnos de lo esencial que es la alabanza, la adoración a Jesús, como músicos cristianos católicos, lo tenemos claro”, dijo el director, Mauricio Guillén.