Internacional

“Milagro de Navidad”: cayeron dos bombas sobre una iglesia

Los rusos bombardearon una iglesia que estaba llena de gente, muchos de ellos niños. Un misil se partió en dos y el otro quedó atascado en la pared

Ya se lo llama “el milagro de la Navidad”: dos misiles lanzados por los rusos sobre la iglesia católica de Jersón, que en ese momento estaba llena de gente, con muchos niños, cayeron sobre el edificio pero no explotaron.El 23 de diciembre, los rusos bombardearon el centro de Jersón desde Grady. De los dos misiles lanzados contra la iglesia, uno se cayó y se partió en dos, el otro se quedó atascado en la pared.

El episodio fue narrado por el obispo católico latino de Odessa-Simferopol, monseñor Stanislav Szyrokoradiuk, durante la misa de vigilia navideña, informó el sitio de la Iglesia católica latina en Ucrania.

Los rusos bombardearon una iglesia que estaba llena de gente, muchos de ellos niños. Un misil se partió en dos y el otro quedó atascado en la pared (EFE).

Durante la homilía, el obispo mencionó el bombardeo de Jersón, que había tenido lugar el día anterior, y dijo que ya ha registrado muchos casos milagrosos en el territorio de la diócesis, que incluye las ciudades de Jersón y Mykolaiv, duramente bombardeadas por los rusos.

“Dios manda. Una persona dispara, pero Dios controla ese cohete“, dijo el obispo. “Hay muchos católicos que ayunan todos los viernes a pan y agua por la victoria, por sus soldados”, agregó.

La mano de Dios

“Jersón fue fuertemente bombardeado el viernes, tras lo cual nuestro párroco llama y dice: ‘dos cohetes impactaron en la iglesia. Todos estaban en el templo. La gente limpiaba: niños, mujeres, dos sacerdotes. Se estaban preparando para Navidad y… ninguno de estos cohetes explotó, dejando solo agujeros en el techo. Uno se cayó y se partió en dos, el otro se quedó atascado en la pared. Ninguno explotó'”.

“¿No es esta la gracia de Dios? Esto significa que si rezamos, si confiamos en Dios, Dios controla los cohetes“, subrayó el obispo Szyrokoradiuk, que recordó que el 24 de diciembre murieron 10 personas y 55 resultaron heridas en Jersón a causa de los bombardeos rusos.

Monseñor Stanislav Szyrokoradiuk dijo: “¿No es esta la gracia de Dios? Esto significa que si rezamos, si confiamos en Dios, Dios controla los cohetes”.

Este martes, el canciller ruso, Sergei Lavrov, advirtió que la única solución para Moscú es que Ucrania abandone Jersón y las otras regiones que las tropas rusas invadieron y que proclamaron en forma ilegal su anexión a Rusia.

“El enemigo es bien consciente de nuestras propuestas sobre la desmilitarización y desnazificación de los territorios controlados por el régimen de Kiev, la eliminación de las amenazas a la seguridad de Rusia, y que incluye nuestros nuevos territorios de Lugansk, Donetsk, Jersón y Zaporiyia”.

“No hay mucho para pensar: o aceptar esas propuestas, o el Ejército ruso va a resolver la cuestión”, concluyó Lavrov.

Fuente:Clarin.com