Cochabamba

Los milagros del Cristo de Limpias disparan la visita de los fieles a Cochabamba

Hace 19 años, la familia Arévalo, que adquirió el busto de yeso del Cristo de Limpias para venerarlo en su casa, de la zona de San Pedro, descubrió un fenómeno extraordinario.

La imagen emanaba lágrimas y tenía exudaciones de sangre que salían a través de grietas de los ojos y la frente.

Con el paso de los años y los milagros el número de fieles que lo visitan se incrementa.

Los milagros han llegado a oídos del mundo, es por eso que los extranjeros vienen desde diferentes países para visitar la capilla del Cristo.

Después de este “milagro” para muchos, y “una cosa del diablo” o “un fraude” para otros, los testimonios dan cuenta que el Cristo que Llora, como también se lo conoce, les ha “devuelto la salud”.

Son cientos de documentos que llegaron a manos de la Iglesia, donde las personas aseguran haberse encomendado a este Cristo y curado del cáncer, por ejemplo. Ni la misma medicina pudo explicar este fenómeno, pero los creyentes ahora están sanos.

Los algodones que son “bendecidos” por el Cristo y empapados con agua bendita serían la clave. Y es que quienes llegan a la capilla llevan consigo un pedazo de este material o un pañuelo y realizan una especie de ritual antes de pedir “el milagro”.

UN RITUAL La encargada de la capilla Angie es la que se comunica con los visitantes y les interroga sobre el propósito de su visita y la necesidad de llevarse “las lágrimas y sangre” del Cristo y el agua bendita.

“Para la salud”, le dice Daysi, una mujer con su hijo en brazos.

“Ayúdale Señor” reza en voz baja la mujer mientras pasa el algodón a la altura del rostro del Cristo, sobre un vidrio de protección y luego por la urna donde se guarda la hostia para luego remojarlo en agua. Al tomarlo en sus manos, lo pasa inmediatamente por la frente y el cuerpo de su hijo de meses y se va orando.

Como ella, llegan al menos 200 personas, los días de visita, a la capilla para pedir su “milagro”. Algunos días, principalmente cerca de su fiesta, en mayo, las filas son largas y los visitantes entran de rodillas o en silla de ruedas. Pero también están quienes van a agradecerle por “salvar su vida”.

AGRADECIMIENTO La encargada recordó que una señora de pollera de La Paz llegó sorpresivamente con miles de flores para adornar la capilla y un grupo de mariachi que interpretó algunas canciones en el lugar. La mujer contó que tenía cáncer en la columna y debía ser operada, pero después de visitar al Cristo de Limpias y pedirle su ayuda, fue curada. Los médicos suspendieron la intervención quirúrgica y desde entonces está sana. Las expresiones de agradecimiento son diversas, una gran mayoría deja plaquetas con su nombre y frases de cariño y devoción.

“Todo está permitido si vienen con fe”, dijo la encargada.

LOS ENCUENTROS Las visitas son de lunes a sábado de 14:45 a 18:00 horas y la misa es el segundo viernes de cada mes a las 19:00 horas.

La Iglesia alista un informe para establecer si este fenómeno extraordinario que atrae a miles

con testimonios sobre cómo les “ha devuelto la vida”, es un milagro. En un documento anterior se recomienda su veneración.

Datos.

La adquisición

La señora Silvia Arévalo, que en 1995 trabajaba como azafata, acudió a una tienda en Cochabamba para adquirir la imagen de la Virgen María, pero al no encontrarla se sintió atraída por la imagen de Jesús (Señor de Limpias) y la compró.

La imagen

Un busto de Jesús de aproximadamente 30 centímetros tiene una corona de espinas mirando hacia el cielo y vestido con una túnica. El rostro es parecido al de una imagen que está en España, en una región llamada Limpias (Santander).

Los fenómenos

El 9 de marzo de 1995, luego de su adquisición, se evidenció que tenía una especie de agua que caía de su rostro, se pensó que eran gotas de agua que cayeron mientras regaban algunas plantas. El 2 de abril de ese mismo año, se descubrió que tenía sangre en el rostro y ya no pudieron explicar lo que estaba sucediendo.

“Es un signo de Dios y la imagen debe ser venerada”

El sacerdote jesuíta, doctor en bioética y profesor de filosofía de la Universidad Católica Boliviana de Cochabamba Miguel Manzanera ha participado de la comisión que emitió un informe provisional, luego de un estudio de la imagen del Cristo de Limpias. Se refirió a su experiencia y lo que está haciendo la Iglesia al respecto.

P.- ¿Cómo fue el estudio del que usted participó?

R.- Tomamos en cuenta la investigación del doctor Ricardo Castañón, que encontró hemoglobina y las muestras que mandó a Estados Unidos sugerían que del rostro del Cristo de Limpias caía sangre humana. El arzobispo convocó a una comisión teológica y en 1997 se presentó un informe que se mandó a Roma.

P.- ¿Qué se esta haciendo ahora?

R.- El arzobispo Tito Solari formó otra comisión con los obispos de Oruro, Aiquile y él mismo y pidió la colaboración de un padre polaco para buscar una apreciación más exacta y cómo se debería interpretar ese hecho. Ese informe se presentará en abril de 2015. A mi parecer es el arzobispo quien tiene que tomar una posición, pero ha dado vueltas y como se va el 20 de enero, el nuevo deberá hacerlo.

P.- ¿Para usted es un milagro?

R.- Sí, yo creo que es un milagro porque es difícil de buscar una explicación que no sea el milagro. Es un signo de Dios y la imagen debe ser venerable. La iglesia aprecia los testimonios de gente que mejoró en salud porque puede comprobarse.

Estudio confirma un fenómeno inexplicable
Tres explicaciones fueron descartadas por la Iglesia católica en un informe de 1997, donde señala que se trata de un fenómeno inexplicable que se produce por causas naturales.

Se quizo creer que era agua de riego o humedad que cayó sobre el busto del Cristo de Limpias. También se analizó una teoría parapsicológica, que decía que la propietaria tenía poderes o facultades para convertir su sangre en energía y pasarla a la imagen y materializarla de nuevo. Finalmente, se dijo que era un engaño del diablo y se pidió la destrucción de la imagen.

Una comisión de cuatro sacerdotes determinó que hubo un fenómeno inexplicable por causas naturales, donde Dios llama a la conversión del corazón y llora porque hay mucho pecado. El obispo de entonces, René Fernández, emitió un decreto autorizando la veneración de la imagen, lo que trajo problemas a la familia y el párroco de la zona por tenerlo. Entonces se recomendó no manipularlo mucho.

Opiniones.
Blanca Aldunate “Me salvó de una embolia”

Cuando me estaba dando una embolia se presentó la imagen del Cristo de Limpias frente a mí. En la clínica me dijeron que iba a quedar en estado vegetativo y no entienden que pasó, es un milagro. Desde entonces le tengo mucha fe y siempre vengo a verlo. Le he regalado el altar de plata y ayudo a orar a las personas.

Mary Figueroa “Me ha devuelto la vista”

De muchos años he venido, vivo en La Paz y fue como si me hubiera llamado, tenía que viajar y me he quedado. Le he pedido con mucha fe que me devuelva la vista y después de limpiarme los ojos con el algodon, ahora lo veo clarito. No lo puedo creer. Ya no distinguía las formas.

Elsa Ariñez “Cada año le pido por mi salud”

Vengo desde La Paz. Mi esposo tenía dolores y estuvo a punto de operarse, pero no lo hizo. Ahora está sano. Llegó un lunes y la capilla estaba cerrada, rezó en la calle y dijo que sintió un golpe en el pecho y el viernes, cuando fue a la operación, ya no tenía nada. Ahora yo vengo para pedir por mi salud.

Diego Balderrama “Busco la unión de mi familia”

Hace dos años que vengo para pedirle la unión de mi familia. Me ayudó en mis estudios y para que nadie se enferme. Le prometí venir una vez por semana y eso hago. El verlo llorar me devolvió la fe y me dio mucha tristeza porque sé que Cristo siente dolor por cómo está el mundo.