Santa Cruz

Libro de “Tito Solari, La fuerza de la humildad” enfrenta a Leyes y Quintana en el programa ‘Uno Decide’

El libro escrito por el sacerdote Ariel Beramendi, “Tito Solari.La Fuerza de la humildad, Historia de un pastor”, nuevamente fue el centro de la polémica. Esta vez sucedió el  lunes 25 de enero en el programa de debate ‘Uno Decide’ de la Red Uno de Bolivia, cuando el alcalde de Cochabamba José María Leyes acusó al ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana de ser el autor de la masacre del 11 de enero del 2007 en la ciudad de Cochabamba, que derivó en la muerte de tres personas y más de 200 heridos.

Con el libro en la mano, el alcalde de Cochabamba dio lectura a lo dicho por Monseñor Tito Solari en su título autobiográfico sobre los enfrentamientos del 11 de enero: “La situación de esa semana fue muy caótica; desde el arzobispado, al principio no pudimos interactuar para impedir un enfrentamiento entre civiles. Por primera vez sentí miedo ir a los puentes para calmar los ánimos de los cochabambinos y no encontraba interlocutor válido”.

Entonces, refiere Solari,  recurrí al presidente Evo Morales y le dije “señor presidente por favor haga algo y diga a su gente que se retire de la ciudad. Llevan semanas bloqueándola. Aquí puede haber una batalla civil”. A lo que el presidente respondió: “Usted Monseñor me está acusando de incitar a la violencia”. Luego Solari replicó:   “Le estoy diciendo que usted es el presidente y puede hacer algo para evitar el enfrentamiento y ahí terminó la conversación”, relata el libro.

En la biografía de Solari también se señala que días después llegó el ministro de la presidencia Juan Ramón Quintana cuyos antecedentes confirman que se adiestró en la escuela de las Américas y cuando quisimos entrevistarnos con él no logramos hacerlo. “Nunca accedió al diálogo. Fue muy tarde cuando nos dimos cuenta que el hombre fuerte de Morales era el estratega de los enfrentamientos que se suscitaron en esa guerra fratricida”, relata.

 Después de la lectura de ese fragmento, Leyes en tono de broma le obsequió el libro al exministro de Gobierno, Hugo Moldiz, que ahora funge como coordinador nacional de la campaña por el MAS.

En su defensa, el ministro aludido Juan Ramón Quintana, negó enfáticamente todas las acusaciones y culpó al exprefecto de Cochabamba Manfred Reyes Villa de ser el gestor del enfrentamiento y al alcalde Leyes de haber sido su cómplice.

“Lo que ha dicho Monseñor Solari es absolutamente falso porque yo tuve la oportunidad de reunirme con él a través de una secretaria, a quien tenemos que hacerle confesar la verdad”, sostuvo Quintana visiblemente molesto, a tiempo de reiterar que la violencia de Cochabamba no la provocó el Gobierno sino el exprefecto Reyes Villa y sus discípulos, entre ellos José María Leyes.