Cochabamba

La imagen de la Virgen de María Inmaculada llora sangre y exuda aceite

La imagen de la Virgen de María Inmaculada que se halla en la capilla del Cristo que Llora, en San Pedro, continúa llorando sangre desde el 20 de mayo. En tanto que ayer comenzó a exudar aceite, contó un familiar de la casa dueña de la réplica, Liliana Almanza.

El fenómeno comenzó el viernes 20 de mayo justo 12 años después de la primera manifestación de la imagen, registrada la misma fecha en 2004. Pero, además, la última vez que María Inmaculada lloró fue hace un año.

Los visitantes atribuyen el llanto de la imagen al sufrimiento y pecados que se cometen. El viernes poco después de las 11:00, cuando la trabajadora de limpieza entró al lugar y descubrió que el cristal de la urna estaba roto en el piso y la Virgen lloraba sangre, la familia que guarda la imagen comunicó el hecho al párroco de San Pedro y al vicario general del Arzobispado, Miguel Manzanera.

Liliana Almanza manifestó que consultarán qué pasos seguir para realizar un análisis de la réplica de María, similares a las que se han hecho con el Cristo que Llora, que derivó en una investigación internacional y cuyo caso está en estudio en la Iglesia en Bolivia.    

La imagen está protegida por un vendaje de algodón que contiene las lágrimas de sangre. Liliana Almanza expresó que no saben mucho de la réplica de 1,20 metros debido a que fue un regalo de un familiar. Sólo saben que la trajo de México.

La imagen junto con el Cristo que Llora está al cuidado de un grupo de 40 personas y de la familia Arévalo.

Desde hace 12 años cuando comenzó el fenómeno recibe la visita de decenas de personas que acuden a la capilla, ubicada en la zona de San Pedro, en la calle Belzu casi Heroínas, para verla, pedirle que interceda por ellos y agradecerle.