Destacadas

JUSTICIA SOMETIDA, DROGA, CRIMEN ORGANIZADO Y VIOLENCIA, CIZAÑAS DE NUESTRA SOCIEDAD

Mons. Estanislao Dowlaszewic, Obispo Auxiliar  de la Arquidiócesis de Santa Cruz identificó la justicia sometida, droga, violencia y corrupción como principales cizañas de nuestra sociedad boliviana “… lo vemos cómo la justica está sometida a la ideología dominante bajo la apariencia del proceso democrático, la cizaña de la droga que hace estragos en los jóvenes, en las familias, en nuestra sociedad, todos los días somos testigos, crece la ambición por el enriquecimiento rápido, fácil, muchas veces deshonesto. La cizaña, la yerba mala que lleva a tomar la decisión que algunas familias en nuestra patria venden a sus propios hijos por 20 o 30 bolivianos, nuestra ciudad querida Santa Cruz de la Sierra convive hoy día con el mal sembrado por la violencia, por el crimen organizado, la ilegalidad que muchas veces , frecuentemente vivismo en nuestro ambiente. Hay tantas leyes nuevas que no conocemos y si no las conocemos no podemos aplicarlas”, dijo en su homilía el día de ayer.
El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santa Cruz se refirió también a la carta de los Obispos de Bolivia “en  este tiempo de la misión permanente los obispos de Bolivia hablando a los católicos en la carta pastoral Los católicos en la Bolivia de hoy: presencia de esperanza y compromiso dicen en su número 20 es misión de los creyentes descubrir y afrontar la presencia del mal, detectar el crecimiento de la cizaña y advertir y denunciar los daños que pueda ocasionar pero con la conciencia de no ser más que criaturas y confiando que la última palabra es de Dios, no de seres humanos. La cizaña que impide y ahoga el crecimiento del reino de Dios, se presenta en todo tipo de corrupciones, políticas sociales y eclesiales”, puntualizó.

Explicó que en la carta pastoral los Obispos de Bolivia han subrayado que a nivel eclesial también falta la coherencia entre fe y vida, “…Nuestro testimonio de fe no es un testimonio que atrae. Tantos anti testimonios en las filas de la Iglesia. La cizaña, la yerba mala sembrada por el demonio y muchas veces nosotros preparamos en buen campo”, afirmó.

Mons. Dowlaszewic exhortó  a ser semilla de mostaza, “…si la hacemos crecer, se convertirá en un árbol grande donde la bondad crecerá sin hacer ruido y donde el reino de Dios se hará fermentar en cada uno de nosotros hasta que el mundo, nuestro mundo sea transformado. ¡Señor haz que entendamos los secretos de tu reino para que pueda cambiar ese reino tuyo el mundo de hoy!”, finalizó.

.-