Análisis

Javier Gómez Graterol: Comienzo nueva etapa

Luego de 17 años dentro de la Sociedad de San Pablo, Congregación que amo y me duele dejar, comienzo una nueva etapa: me retiro de ella. Comienzo ahora un nuevo proceso, en el cual tengo que hablar con el Arzobispo, para que él decida si decide encardinarme en su diócesis y comenzar ahora en la vida religiosa diocesana.

Gracias a todas las personas que me han acompañado con su oración para que mi proceso se diese de la mejor manera posible. A fin de cuentas, ya lo he dicho, he hecho mía la afirmación de San Pablo que dice “Dios dispone de todas las cosas para bien de los que le aman” (Romanos 8,28) y ahora me toca una nueva etapa, un cambio radical.

Dios no llama a los perfectos, capacita a los que ama. Leyendo las vidas de muchos santos, y personajes famosos, muchos de ellos se han visto así: de repente sin nada, con el piso movido y con incertidumbre frente a su futuro.

Pido entonces que oren por mí, para que todo se siga dando según el designio de Dios, para que esta nueva etapa que comienza en mi vida sea precedida en todo momento por su gracia, por su Amor, su providencia y misericordia.

No sé qué tiene preparado Dios para mí, mentiría si no digo que siento algo de susto. Aún así, me lanzo hacia adelante. No puedo cambiar el viento, pero sí ajustar mis velas.

Por favor no dejen de orar por mí, no hubiese podido llegar a donde estoy ahora, ni hubiese crecido y madurado lo que me ha tocado madurar si no fuese por tantas personas que han tenido a bien ayudarme, incluso apadrinarme, con su oración. La oración es poderosa, no nos debe quedar duda.

Gracias a la Congregación Sociedad de San Pablo, por lo bueno y lo aparentemente malo que he recibido de ella, porque a fin de cuentas es eso último lo que Dios usa para que nosotros podamos crecer. En la adversidad está siempre Dios ayudando, en la dificultad está la oportunidad de crecer y salir adelante.

¿Cómo veo el futuro? ¿Qué planes tengo? Abandono total en Dios, nada más. Seguiré adelante, seré  ahora la hoja que se desprende del árbol y se deja mecer a los antojos del viento.

El futuro es ahora. Dios dirá. Oren por mí. Dios con nosotros.

Autor: Javier Gómez Graterol, religioso / periodista

Artículos relacionados:

Javier Gómez Graterol, religioso / periodista: Por favor, sigan orando por mí

Javier Gómez Graterol, religioso / periodista: Oren por mí, por favor

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: ¿Espiritualidad en solitario?

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: Eso nos pasa por no leer

Javier Gómez Graterol, religioso/periodista: Oremos por E.E.U.U.