Internacional

Hospital Católico recibe premio de la OMS en el Tchad

(N´Djamena) Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha concedido dos premios a la Association Tchadienne Communauté pour le Progrès (Asociación Chadiana Comunidad por el Progreso)  en reconocimiento a su trabajo esforzado  por la salud de los habitantes de la africana República del Tchad y a la labor de investigación en salud que desarrolla.

La Association tchadienne Communauté pour le Progrès se creó en 1973. En 1974 se inauguró el Hospital Goundi y en 1990 se puso en marcha el Programa de Salud Integrado. En 2003-2004, la Asociación creó el Centro (hospital) de Atención de Salud y Formación Universitaria «El Buen Samaritano» situado en N´Djamena con aproximadamente 200 camas hospitalarias y la Universidad/Facultad de Medicina.

Los principales objetivos de la ATCP son participar en las iniciativas del Gobierno para capacitar a profesionales médicos y paramédicos y ampliar el sistema de salud integrado.  Sus actividades principales son la educación y la atención de salud. Dos tercios de su financiación provienen de la Cooperación Italiana para el Desarrollo y el resto, de aportaciones privadas y de pacientes. Los principales logros de la Asociación son los siguientes: un innovador sistema de autofinanciación, que permite a los pacientes tener acceso a una atención de calidad a precios reducidos; la calidad de la formación que ofrece a los médicos y al personal de enfermería en el hospital universitario;un innovador plan de préstamos destinado a estudiantes de bajos ingresos; y un plan de conservación de trabajadores calificados, gracias al cual es posible matricularse en sus instituciones docentes a condición de trabajar durante 10 años en una estructura de salud que sea reconocida por la Facultad, de preferencia en zonas rurales o suburbanas.

Esta obra ha sido impulsada por la Compañía de Jesús en la persona de Angelo Gherardi. SJ, quien lleva más de 50 años de vida y trabajo en el mencionado país del África Subsahariana, que se halla en una situación de urgente necesidad en muchos aspectos, sobre todo en salud y educación (el Tchad ocupa el lugar 163 en índice de desarrollo humano de un total de 169 países calificados). Junto a Gherardi se hallan otros jesuitas, religiosas y laicos que colaboran en la marcha de este proyecto de enorme humanidad.