Análisis

los obispos brasileros a la escuela de comunicación

Quizás para algunas personas resultaría difícil imaginar un grupo de obispos que se reúnen para tomar un curso sobre un tema específico; sin embargo los cursos para obispos son más comunes de lo que podemos pensar. En el ámbito de la comunicación y las nuevas tecnologías también tenemos algunos ejemplos como el realizado en Panamá el año pasado sobre la comunicación en tiempos de crisis, organizado por el CELAM; y asimismo el curso de verano que en los últimos años ha realizado la Delegación de Medios de Comunicación de la Conferencia Episcopal Española.

Para la dinámica Conferencia de Obispos Católicos de Brasil (CNBB), que anualmente reúne a los obispos en un curso de actualización, esta es la primera vez que se afronta el tema de la comunicación, y fue así que se organizó el seminario sobre “Comunicación y Evangelización en el contexto de las transformaciones culturales provocadas por las nuevas tecnologías”.
Se trata también de un eco del primer congreso para Obispos realizado en Roma el año 2008 cuando elPontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales (PCCS) convocó a los Presidentes de comisiones de comunicación de todo el mundo para reflexionar sobre esta realidad que incide directamente sobre la sociedad y sobre la misión eclesial.
Este primer Seminario sobre Comunicación para los obispos de Brasil, organizado entre el PCCS, la Comisión de la CNBBla Arquidiócesis de Río de Janeiro; a la invitación extendida a todo el episcopado, respondieron 70 obispos, representantes de 55 iglesias particulares brasileñas. Provenientes de todas las latitudes de esta país de dimensiones continentales,  el obispo más joven de los reunidos en la capital carioca tiene 44 años y el más anciano 91; todos ellos unidos por el entusiasmo de aprender, reflexionar y debatir sobre las transformaciones culturales y el moderno mundo de las comunicaciones.
Es así que en la sede del Centro de Estudios Sumaré, en las afueras de Río de Janeiro del 12 al 17 de julio un nutrido grupo de obispos brasileños dialogan con mucha honestidad y sana autocrítica – con varios expertos nacionales e internacionales sobre la imagen de la Iglesia, el lenguaje que usan para comunicar, su espacio en la sociedad y la cultura de hoy.
La primera jornada fue  intensa y se tuvo presente las palabras con las que la noche anterior el arzobispo Claudio María Celli, Presidente del PCCS, había inaugurado este seminario, junto al Cardenal Raymundo Damasceno, Presidente de la CNBB y el Arzobispo de Rio de Janeiro, Dom Orani Tempesta. En efecto, Mons. Celli rompiendo las barreras del idioma y con un estilo comunicativo que fue calificado como lleno de autenticidad, dejó claro algunos pilares para este seminario: abandonar completamente la visión instrumental de los medios, como si fuesen un altavoz; y formarse constantemente para tener la capacidad de hablar un lenguaje inteligible para el mundo de hoy, lo cual supone encontrar y crear espacios comunes de diálogo, comunicación y comunión; citando también al Papa Benedicto XVI cuando el 12 de mayo del 2010, en Lisboa afirmaba: “La Iglesia debe entrar en diálogo con el mundo en que vive. La Iglesia se hace palabra, la Iglesia se convierte en mensaje, la Iglesia se torna diálogo” (Ecclesiam Suam, 67). De hecho el diálogo sin ambigüedades y respetuoso entre las partes implicadas es hoy una prioridad en el mundo, a la cual la Iglesia no se sustrae”.
Al terminar la primera jornada entre estudio, debates y conferencias “se puso sobre la mesa” varios temas como las redes sociales y los crímenes en internet, la comunicación para la movilización, los cambios antropológicos, sociales y culturales con los que los pastores de hoy se encuentran en su misión de guiar al Pueblo de Dios.
El gran desafío para durante este seminario será el de hacer multiplicar los dones y llegar a “ser comunicación”.