La Paz

Homilía de Mons. Giambattista Diquattro en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo

Hoy celebramos la Solemnidad de los principales patronos de la Iglesia de Roma. Esta celebración se realiza diez días antes de la llegada del Papa Francisco a Bolivia.

El Santo Padre visitará Bolivia para confirmarnos en la fe. El servicio eclesial del Sucesor del Apóstol San Pedro tiene su fundamento en la confesión de fe en Jesús, en virtud de una gracia donada de lo Alto. En efecto, cuando San Pedro deja que prevalezca su idea, su sentimiento, la lógica del poder humano y no se deja guiar por la fe, se convierte en piedra de tropiezo.

El Sumo Pontífice visitará Bolivia para confirmarnos en el amor. El Papa no tiene el poder ni la fuerza de las armas humanas, que por desgracia todavía ensangrientan el mundo. Sólo tiene el mensaje de Cristo y la entrega de toda su vida por Cristo y por los demás. El Papa Francisco está llamado a vivir y a confirmar en el amor a Jesús a todos sin distinción. Su cometido de no escatimar, de salir de sí para servir a la Iglesia.

El Santo Padre visitará a Bolivia para confirmarnos en la unidad. El Sucesor de San Pedro, el Papa es principio y fundamento de la unidad de la fe y de la comunión. Confirmar en la unidad no quiere decir conformar en la uniformidad. La diversidad del Pueblo de Dios, de la Iglesia, es una riqueza grande si juntos se hace el camino, si la variedad se une en la armonía.

Como una orquesta: los instrumentos son diversos, los sonidos diferentes y todos juntos crean una obra maravillosa. Unidos en la diferencia, es decir “católicos”, unidos en el mismo camino de Jesús.

El Papa Francisco llegará para confesar al Señor con nosotros, para consumarse con nosotros por amor de Cristo y de su evangelio, para unirse a nosotros en el servicio de la unidad.