Análisis

Gustavo Rodríguez:¿Realmente, qué proporción del Presupuesto General del Estado se destina a salud?

La reacción de algunos ministros ante la movilización organizada por el Padre Mateo, solicitando que al menos el 10% del Presupuesto General del Estado (PGE) sea destinado a salud, ha sido unánime: todos ellos han sostenido que el PGE consigna el 11,5% para dicho sector. La unanimidad, sin embargo, no implica que los ministros tengan razón, ni que las cifras que enseñan sean ciertas.
 
Lo que enseñan los datos oficiales
 
En la “Memoria de la EconomíaBoliviana”, publicación oficial del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP), se incluye el acápite titulado “Presupuesto y su ejecución”[1]. En dicho acápite se muestra el Presupuesto Consolidado Programado y Ejecutado en cada gestión; y además, en función del Presupuesto Ejecutado (que es el que realmente importa, porque es el dinero realmente gastado) se enseña a qué sectores se ha destinado dicho presupuesto.
 
Cuando relacionamos el presupuesto ejecutado en el Sector Salud y Deportes, que según aclaran los autores incluye “el gasto en salud y educación de gobernaciones y municipios”, con el Presupuesto Ejecutado correspondiente a todo el Estado, comprobamos que el mismo ha representado el 3,07% el año 2008 y ha ido subiendo paulatinamente hasta el 5,74% el año 2014 (Ver el gráfico siguiente).
 
 
En “Presupuesto Ciudadano”, otra publicación oficial del MEFP, que “pretende facilitar la lectura el Presupuesto General del Estado (PGE) 2015 […] a fin de evitar interpretaciones erróneas de la composición de los ingresos públicos y del destino de los fondos nacionales”, se informa que el presupuesto del Sector Salud y Deportes es de 15.464 millones de Bolivianos, que divididos entre los 221.181 millones de Bolivianos que es el total del Presupuesto Consolidado, arroja una proporción del 6,99 % para dicho sector.
 
Como puede observarse, las cifras oficiales muestran que el presupuesto ejecutado en salud entre 2008 – 2014, así como el correspondiente a este rubro en 2015, están lejos del 10% solicitado en la movilización. ¿Quiénes están equivocados? ¿El Padre Mateo y quienes lo apoyan; los ministros que los descalificaron; o los personeros de la Unidad de Análisis y Estudios Fiscales que elaboraron la “Memoria de la Economía Boliviana”, o los personeros de la Unidad de Gestión Presupuestaria y Presupuesto Plurianual que elaboraron el “Presupuesto Ciudadano?
 
La insolvencia intelectual y moral de los ministros
 
Cuando en un discurso los adjetivos se imponen a los verbos y sustantivos, por regla general, estamos ante una situación de completo desconocimiento y/o falta de argumentos de quién ofrece el mismo. Me temo que esto es lo que le pasó al Ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana que, con seguridad, no conoce cómo se compone el PGE, por lo que, agarrado de una cifra que no comprende y no sabe explicar, no tuvo más opción que adjetivar al Padre Mateo y a la movilización que promueve.
 
Éste, no es el caso del Ministro de Economía Luis Arce Catacora, quien sí conoce el PGE; tanto que, recurre a un artificio aritmético consistente en restar del monto total del PGE el monto presupuestado para las empresas estatales. En efecto y de acuerdo a los datos presentados por la Fundación Jubileo, si se quita lo presupuestado para las empresas estatales el monto reduce de 221.181 a 130.374 millones de Bolivianos, los que relacionados con el monto asignado sólo a salud (14.974 millones) arrojan una proporción del 11,5% para el 2015.
 
Según el Ministro, este artificio está justificado “porque las empresas estatales no tienen nada que ver con el tema de salud”. Con esta forma de razonar podríamos también quitar del PGE los montos correspondientes a la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), a la Policía Boliviana, a las Fuerzas Armadas, al Viceministerio de Descolonización; y no faltaría quienes arguyeran que los presupuestos de LACTEOSBOL, EMAPA, ENDE y YPFB sean incluidas en el cálculo, pues, las dos primeras contribuyen en la alimentación de los bolivianos y las dos últimas contribuyen con energía para mejorar la calidad de vida y de la salud en múltiples formas.
 
En fin, no quiero ridiculizar el argumento del Ministro, que por lo demás no hace falta, sino tan solo dejar sentado que por el camino que propone ingresaríamos a una interminable y ridícula discusión sobre qué sectores y qué instituciones están relacionados o no con la salud.
 
Más allá de su argumento falaz, el cálculo que presenta Luis Arce Catacora conlleva un error metodológico, a saber: no toma en cuenta que el análisis por sectores necesariamente debe hacérselo en función del monto total del PGE, debido a que en este nivel de análisis, todos los sectores están relacionados, pues, que un sector reciba una mayor o menor proporción del PGE significa que otro sector deba aumentar o disminuir la proporción que recibe.
 
No es que el Ministro de Economía no conozca los enfoques para analizar el PGE, si los conoce y muy bien. Tanto es así, que el 15 de diciembre de 2012, en ocasión de responder a una interpelación en la Asamblea Legislativa para brindar “una explicación sobre la supuesta asignación de un mayor presupuesto para Defensa y Gobierno, en detrimento de Salud y Educación” dio, como les gusta decir a los funcionarios del MEFP, “una cátedra sobre el PGE”.
 
En esa interpelación, que fue inmediatamente publicada con el título: “El nuevo modelo económico beneficia a salud y educación con más recursos”, Arce Catacora demuestra su conocimiento del PGE y haciendo el análisis por sectores en función del monto total del PGE, señala que los años 2010, 2011 y 2012 la asignación presupuestaria para salud era del 5%, 5,3% y 4,8% respectivamente.
 
Que ahora, ante una movilización solicitando el 10% del total del PGE para el sector salud, recurra a artificios aritméticos y todavía afirme que: “El padre Mateo y los economistas que están detrás de dicha campaña deberían admitir su error en vez de tratar de justificar lo injustificable manipulando las cifras” sólo muestra su insolvencia moral.
   
Las prioridades de gasto muestran las prioridades políticas del Estado
 
El Gráfico siguiente, oficialmente presentado por el MEFP, resume la distribución del PGE 2015 por sector económico. El mismo, no sólo muestra que todos los sectores están interrelacionados, sino también las prioridades de gasto que tiene el Estado Boliviano. Por ejemplo: 33% para hidrocarburos, 9% educación, 7% salud y deportes, 17% administración.
 
De manera más concreta, esa distribución depende fundamentalmente de las decisiones que toma, principalmente, el gobierno central, pero también de las que toman gobernaciones y los municipios. En ese marco la propuesta de destinar 10% del total del PGE para salud obliga a repensar a los gobernantes y a todos los bolivianos sobre el destino y la calidad de los gastos que se efectúan con el PGE.
 
Por ejemplo: ¿es preferible adquirir un satélite, que arranque hasta las lágrimas de nuestras principales autoridades, o es preferible destinar todo ese dinero a ítems que permitan brindar educación y salud de calidad en el área rural? ¿Es preferible invertir millones de dólares con el fin de exportar electricidad o destinar ese dinero a brindar electricidad a las 495 mil familias del área rural que todavía no cuentan con ella? ¿Es preferible destinar parte del PGE a una empresa como CARTONBOL  o a un Fondo para apoyar a las cooperativas mineras o destinarlo a la creación de infraestructura de salud, o dirigirlos a fomentar la producción agrícola, o la exploración petrolera? ¿Es justificado que parte del PGE se destine a publicidad, en muchos casos, prácticamente electoralista?
 
O, rompiendo con la lógica actual de asignación y prioridades del PGE ¿no sería preferible poner un freno a esos monumentos al cemento y a las mega-instalaciones de futuro todavía incierto, y destinar todo ese dinero a hacer que la Renta Dignidad sea, realmente un ingreso digno para quienes la reciben? Más radical aún ¿no sería preferible dividir el presupuesto de inversión en dos y destinar una de esas partes a la otorgación de una Renta Básica a favor de los sectores más empobrecidos de la ciudad y el campo?
 
Cuán diferente sería la situación en este momento si los ministros, en vez de reaccionar de forma virulenta y con argumentos falaces, hubiesen estado dispuestos a discutir los motivos por el que el PGE está asignado de esa manera y a escuchar sugerencias sobre una mejor asignación del mismo. 
 
Lamentablemente, todo parece indicar que entre las prioridades políticas de los ministros también está autoproclamarse como los únicos detentadores de la verdad y la razón.
 
Gustavo Rodríguez Cáceres
 

Cochabamba, 15 de junio de 2015

link original: http://rodriguez-caceres.blogspot.it/2015/06/realmente-que-proporcion-del.html