Santa Cruz

Fe y tradición unen a los vecinos de la zona de San Roque

Los vecinos de la zona de  San Roque, lugar donde hasta mediados del siglo XIX terminaba la ciudad, festejaron esta semana la festividad del patrono de su iglesia.

Fue una ocasión en la que los residentes compartieron su devoción por San Roque y una buena oportunidad para que los vecinos más antiguos hablen sobre sus vivencias en una de las zonas más tradicionales de Santa Cruz.

Y es que pese a la llegada de la modernidad, aún se pueden encontrar vestigios de lo que fueran calles de arena, casas con horcones de madera y paredes de barro y tabique.
Ana Sora Ibáñez viuda de Cuéllar, de 80 años, más conocida como la señora Sorita, es una de las vecinas más antiguas del lugar.

Ella nació, creció y formó su familia y aún tiene vivo el recuerdo de la llegada de los carretones tirados por bueyes, cargados de plátanos, yuca y leña, que hacían pascana en el ‘pico de plancha’ de las calles Lemoine y Parapetí.

“Era una zona tranquila, donde todos los vecinos se conocían y los muchachos y muchachas salíamos a la calle a jugar”, recuerda la señora Sorita.

Doña Cettys de Silva, de 70 años, que también creció en este ‘barrio’ recuerda que la unión de los vecinos era una característica del lugar. Actualmente, esto no existe porque son pocos los vecinos antiguos que quedan en esta zona.

Con el crecimiento de la ciudad la tranquilidad, que antes reinaba en el lugar, se perdió. “Antes se dormía con las puertas abiertas y ahora eso ya no es posible”, afirma.

Mirando con detenimiento en la zona todavía se puede encontrar viviendas que yacen como estampas del recuerdo. Una de ellas es la casa de Jorge Ruiz, ubicada en la calle Parapetí.

La fachada de su vivienda, donde hay un altillo, tiene dos horcones tallados a mano y al mirar en su interior el tiempo parece detenerse.

La parroquia
El templo San Roque fue construido en 1843, luego tuvo dos restauraciones. La última restauración se realizó en 1999, para lo cual los vecinos y el personal de la iglesia realizaron varias actividades. Se ha mantenido su estilo misional