Beni

Entrevista a Mons. Waldo Barrionuevo. Nuevo obispo redentorista para el Vicariato de Reyes

Reproducimos la entrevista al nuevo obispo auxiliar del Vicariato de Reyes, Waldo Barrionuevo, difundida desde la Oficina de Comunicación de los Redentoristas.

Lo conocemos y sabemos su discreción, pero cuál fue la sensación que se experimenta cuando usted recibió el nombramiento como obispo?

Al momento de conocer la nominación como obispo auxiliar del Vicariato de Reyes, me entró una gran duda de si sería capaz de responder satisfactoriamente a esta llamada de Dios. Humanamente parecía que no, pero una vez delante del Santísimo Sacramento, uno va tomando conciencia que Dios actúa de manera misteriosa y no queda otra que aceptar sus palabras: “cuando eras joven, tú mismo te vestías y andabas donde querías; cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te atará y te llevará a donde no quieras.” (Jn. 21,18) Pero no es solo aceptar, Él mismo nos hace comprender que estará allí, con “su pueblo”, y la aceptación viene de forma más natural.

Usted conoce bien dónde está el Vicariato que servirá como obispo. ¿Podría compartir con nosotros acerca de de este lugar?

El Vicariato de Reyes es una grande extensión de territorio. Allá comienza la región amazónica de Bolivia. Con una diversidad de habitantes, que en los últimos años cambió la fisonomía del lugar: indígenas, ganaderos, colonizadores. Se puede decir que la gente que vive en la zona procede de casi todas las partes de Bolivia. Esa es una riqueza y un desafío a la vez, porque muchas veces hay la tentación de fijarse en las cosas que diferencian, en vez de ver las cosas que unen.

Actualmente las lluvias y las crecidas de los ríos dejaron muchas comunidades inundadas, y/o con grandes pérdidas económicas. Ojalá que no se pierda la esperanza también. Porque tarde o temprano las calamidades terminan, y en épocas de tranquilidad tendríamos que prepararnos mejor para afrontar las dificultades que vendrán.

Un misionero redentorista que se convierte en obispo. ¿Cómo es esto  para usted?

La comunidad Redentorista de Bolivia, asumiendo el mandato del Pontífice para apoyar esta Iglesia local, anuncia al Redentor vivo y actuante a lo largo y ancho de la región.

Ser el obispo en esta situación, aunque sea obispo auxiliar, se ve como una tarea verdaderamente misionera, al estilo redentorista: evangelizar y ser evangelizado por la gente con quien se trabaja. Contagiar entusiasmo es la tarea más difícil; pero contar con la intercesión benevolente de la Madre del Perpetuo socorro da el coraje para seguir adelante.

En fin, las dudas no serán nunca clarificadas del todo. Se necesita la fe para aceptarlas. Y comenzar agradeciendo a Dios por lo que normalmente olvidamos agradecer, es un paso que debe hacer surgir algo nuevo.  Que el Espíritu Santo sea quien aconseje y comande  para combinar y descubrir las cosas buenas que puede surgir al ser Obispo y proceder de la familia misionera Redentorista.