Análisis

Conveniencia de los medios digitales para el Estado y el Laico

La falsa información y desinformación en los últimos años han ido ganando terreno principalmente en espacios digitales donde cualquiera puede publicar lo que le parezca o convenga. La coyuntura política que vive el país debe ser un nuevo llamado para mantener formada e informada de manera adecuada a los laicos.

 

SI LO PUBLICAN EN EL “FACE” DEBE SER CIERTO

No es raro oír en el trufi o en los puestos de ventas comentarios acerca de ciertas publicaciones sin el mínimo criterio de objetividad y veracidad, pero los receptores al verlas publicadas consideran que es verdad y la asumen como tal. Cuanta falta hace seguir educando en el sentido crítico a nuestros niños y jóvenes, ayudarles a diferenciar entre lo cierto, falso y relativo.

 

Tanta es la importancia sobre generar opinión y contenido en los medios digitales que las ventas por internet y redes sociales han encontrado un espacio fructífero que está creando mayor afluencia de usuarios. Se está volviendo cada vez más común el buscar lo que deseas en Internet y tener la posibilidad de que haya alguien que ofrezca lo que buscas o que piense igual que tú. Pero como no podía ser de otra manera lo político también ha ingresado en estos espacios y generan debate, critica, toma de decisiones y también manipulación.

 

POLITICA Y REDES SOCIALES

Los políticos de turno en su análisis de la caída de Evo Morales concluyeron que era importante estar en las redes sociales ya que este fue uno de los principales espacios donde periodistas y personas de a pie tomaron la palabra y las imágenes para mostrar lo que pasaba. Para ello crearon un grupo de “Guerreros digitales” que no son otra cosa que personal dependiente del Estado, muy bien remunerado, cuya tarea es generar contenido favorable a sus políticas, reaccionar a opiniones contrarias y en muchos casos a sabotear páginas con alto contenido crítico.

 

En este nuevo conflicto por el rapto del gobernador Luis Fernando Camacho no es la excepción y puede percibirse en las redes sociales como han comenzado a aparecer un montón de páginas pro gobierno así como las reacciones digitales que intentan mostrarse como una mayoría. Los espacios de búsqueda de productos, información, opinión y publicidad están siendo invadidos por los “guerreros” intentando mostrar su discurso como una verdad que no es la real necesariamente para convencer a los más “inocentes”. Al respecto la Conferencia Episcopal de Bolivia, máxima instancia de opinión y verdad de los católicos del pais expresó el 29 de diciembre lo siguiente:

 

Lo que en realidad sucedió, fue un levantamiento pacífico de la población de Santa Cruz, ante el evidente fraude electoral en las elecciones del 20 octubre de 2019 de parte del partido de Gobierno. Así lo indicaron instituciones y observadores internacionales independientes, entre ellos la OEA que señalaba: “(…) manipulación dolosa de los comicios (con) la alteración de las actas y la falsificación de las firmas de los jurados (…) redireccionamiento del flujo de datos a dos servidores ocultos y no controlados por personal del Tribunal Supremo Electoral, haciendo posible la manipulación de datos y la suplantación de actas”

 

La mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo”, es una frase del poema de Ross Wallace escrito en 1865 que en ese entonces dedico su escrito al papel de la madre en el desarrollo humano. Estas palabras también sirvieron para comprender la composición socio política de los estados que en la gran mayoría de los países suelen ser esa mano que define la única verdad de acuerdo a sus intereses. Un ejemplo de esta situación es la que usa el gobierno de Rusia para justificar sus acciones en Ucrania prohibiendo cualquier cuestioinamiento a la unica verdad que pregona el oficialismo; algo similar es usado en Bolivia para perseguir opositores y manejar la justicia de manera servil.

 

COMUNICACIÓN E IGLESIA

Antes los medios de comunicación católicos eran un ejemplo por el correcto manejo de la información y sobre todo por su alcance. Pero en los últimos años la mayoría de estos han ido quedando solamente en áreas muy pobladas y la gran mayoría fueron absorbidas por radios afines al gobierno y se ha ido descuidando el manejo de los medios centrandose en su mayoría a solamente lo clerical. En uno y otro hace la diferencia la ética y la intención de realizar un adecuado manejo de la información y la verdad.

 

Lastimosamente la Iglesia en algunas de sus comunidades religiosas dueñas de medios de comunicación en algún momento de su historia dejaron de apostar a la comunicación como medio de formación crítica del laicado y dejaron a las comunidades más alejadas sin una voz y espacios de análisis coherente. Sin embargo existen casos de radios católicas que fieles a su compromiso critico y evangelizador fueron quemadas por afines al gobierno cuando denunciaban el abuso y zozobra que estos generaban en las comunidades, es el caso de Radio y Televisión Ichilo.

 

El mundo y el país en el que vivimos genera a cada minuto grandes cantidades de información y también de ruido. Existen muchos mensajes ciertos, mentiras a medias, mentiras completas, miedos infundados y prejuicios rentables para unos pocos. La capacidad del laico católico para analizar la información de manera crítica, será, por tanto, más necesaria que nunca. Sabremos que la formación católica está siendo correcta cuando alguien entre en una clase de unidad educativa católica, catequesis o Movimiento laical y pregunte a los jóvenes si se creen lo que leen en internet y estos puedan responder: Claro que no, todo depende de quién lo dice y dónde.

 

Richard Romero Siacara

Comunicador Social