La Paz

Confícto médico de Bolivia. Mediación de los obispos de la Iglesia Católica abre una esperanza de solución

El conflicto médico de Bolivia provocó incluso el pronunciamiento de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
 
En el día 27 del paro médico surgió una posibilidad de finalmente ingresar a un cuarto intermedio en el prolongado conflicto, gracias a la mediación de los representantes de la Iglesia Católica que lograron reunirse en la ciudad de La Paz con la dirigencia de los galenos.
 
En el encuentro, que se realizó en instalaciones de Cáritas, la Iglesia solicitó la suspensión de las medidas de presión y los dirigentes de los médicos se comprometieron a analizar esa posibilidad.
 
“Nosotros vemos que la Iglesia en este momento tiene una credibilidad ante la población (…) y lo único que podemos decir es que vamos a analizar este tema y esperemos tener una respuesta de nuestras bases a esta solicitud de la Iglesia, vamos a tomar (una determinación) con responsabilidad ante la población”, remarcó el presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea.
 
Se espera para las próximas horas una respuesta oficial del Colegio Médico de Bolivia, que protesta en rechazo al artículo 205 del Código del Sistema Penal, que legisla la mala práctica profesional, y el Decreto Supremo 3385, que crea la Autoridad de Fiscalización del sector salud.
 
Mientras, hoy continuaron una serie de manifestaciones en diferentes puntos del país, como Cochabamba, Santa Cruz y La Paz. En esta última ciudad, una marcha se tornó violenta después de que un grupo de estudiantes y galenos intentó ingresar por la fuerza a la plaza Murillo.
 
En el enfrentamiento entre manifestantes y policías se registraron varios heridos y dos arrestados. 
 
El jefe de la División Plataforma de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz, Hernán Portugal, dijo que los arrestados son un médico pediatra y un egresado de medicina.
 
“Estas personas se encontraban en posesión de un bastón policial, canicas, piedras y otros objetos contundentes. Con estos objetos habrían agredido físicamente a los policías y el caso ya pasó a conocimiento de la Fiscalía”, afirmó.
 
De manera paralela se cumplió con el anunciado cierre de farmacias, aunque frente a esta medida, las autoridades iniciaron con la clausura de varios negocios. 
 
Se conoció que sólo en El Alto se clausuró al menos 10 farmacias en medio de la protesta de sus propietarios. 
 
“Somos farmacias privadas que trabajamos de manera unipersonal, estas notificaciones (o clausuras) no son prudentes”, manifestó el presidente de la Asociación de Propietarios de Farmacias de El Alto, Daniel Rodríguez.
 
La presidenta de la Asociación de Propietarios de Farmacias de La Paz, María Torres, agregó que su sector también tiene derecho a reclamar por lo que cree que no es justo y adelantó que se continuará apoyando a los médicos.
 
Asimismo, continuaron las renuncias de los médicos a sus cargos. 
 
Pero la ministra de Salud, Ariana Campero Nava, indicó que un servidor público no puede renunciar a su cargo y luego pretender quedarse con su ítem.
 
“Si el funcionario está institucionalizado y pretende cambiar de fuente laboral, entonces no es una renuncia y solo se trata de una acción mal intencionada que pretende generar alarma en la población”, señaló.
 
Durante el conflicto, el Ministerio de Salud convocó a los médicos al diálogo al menos en 11 ocasiones y en los encuentros que tuvieron ambos sectores no se encontraron soluciones.
 
El presidente Evo Morales descartó ayer reunirse con los médicos. “No se maneja a las bases con engaños y mentiras, esto va a terminar, no sé en qué quedarán algunos dirigentes, más bien antes de tener problemas con sus bases levanten su huelga, trabajen y una vez que levanten la huelga, el diálogo siempre estará abierto, ustedes saben que casi cada día siempre estamos en reunión con distintos sectores sociales, pero no hay diálogo bajo chantajes, bajo amenazas, bajo condicionamientos”, manifestó.
 
Por su parte, el Defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, solicitó al Ministerio Público iniciar de oficio una investigación sobre las muertes que se registraron por falta de atención médica durante el paro de los galenos.
 
“Hay que dejar en claro que aquí ya se está atentando contra la vida, se está causando muertes, pero ya con todo el conocimiento y voluntad, ya no es un hecho de negligencia, ya es un hecho directo causado por una acción que se sabe que puede generar muertes y estos actos tienen que ser investigados de oficio por el Ministerio Público”, dijo.
 
En cambio, el fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero, afirmó que el Ministerio Público, por mandato constitucional, puede actuar en defensa de la sociedad, pero sin hacer persecución política. 
 
“Todos los sectores están en su derecho de hacer huelgas en el marco de la Constitución y las leyes. Sin embargo, en cuanto se afecten los derechos de las personas y se incurran en actos delictivos, seguro que el Ministerio Público va a actuar. Hasta ahora hemos estado haciendo seguimiento a este conflicto, pero no hacemos persecución política sino persecución de los delitos de los hechos delictivos”, sostuvo.
 
Además, el conflicto provocó un pronunciamiento de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que expresó su preocupación e instó a los movilizados y al Gobierno boliviano a retomar el proceso de diálogo.
 
“Las Naciones Unidas reconoce la vocación de servicio humanitario y solidaridad de los profesionales de la salud en Bolivia y considera necesario, urgente y conveniente reiniciar el diálogo, con los servicios de salud funcionando en pleno”, señaló la ONU mediante un comunicado.
 
La Organización apuntó que la interrupción de los servicios esenciales de salud se constituye en una amenaza para la población “porque pone en peligro la vida y la salud de las personas”.