Internacional

CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA: ANTE EL INICIO DEL PROCESO DE PREPARACION PARA LA ELABORACION DEL NUEVO PLAN NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS 2012 – 2016

(PERU) La Comisión Episcopal Peruana lanzó un comunicado ante el proceso de elaboración del Nuevo Plan Nacional de Derechos Humanos que se implementaría en el país andino.

LA COMISION EPISCOPAL DE ACCION SOCIAL DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA
ANTE EL INICIO DEL PROCESO DE PREPARACION PARA LA ELABORACION DEL NUEVO PLAN NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS 2012 – 2016

La Comisión Episcopal de Acción Social de la Conferencia Episcopal Peruana ante el inicio del proceso de preparación del nuevo Plan Nacional de Derechos Humanos por el Consejo Nacional de Derechos Humanos, manifestamos lo siguiente:

1. Consideramos de suma importancia el compromiso del Estado peruano con el respeto y la garantía de los derechos humanos en el país y que se de continuidad al proceso ya iniciado con el Plan Nacional de Derechos Humanos 2006-2010.

La vigencia de este Plan se prolongó hasta el 31 de diciembre de 2011, representó un importante consenso entre los actores involucrados y por ello debe ser base del nuevo Plan.

2. Para los cristianos, los derechos humanos se fundamentan en la dignidad inalienable de la persona, creada a imagen y semejanza de Dios (Cfr Génesis 1,26-27) e implican responsabilidades y deberes para con el prójimo y la sociedad. Los deberes son fruto del auténtico amor al prójimo que se manifiesta en actitudes y acciones concretas (Cfr. Pacem in Terris Nº 3 al 10).

3. “Las estructuras justas son… una condición indispensable para una sociedad justa, pero no nacen ni funcionan sin un consenso moral de la sociedad sobre los valores fundamentales y sobre la necesidad de vivir estos valores, con las necesarias renuncias incluso contra el interés personal”. (Cfr. Benedicto XVI, Discurso Inaugural V Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Aparecida).

4. Remarcamos la fundamental importancia del derecho a la vida, desde su concepción hasta su término natural, a vivir en una familia con padre y madre, a la libertad, a la verdad, a la justicia, a la participación; así como al trabajo, a la alimentación, a la salud, a la educación de calidad, a un ambiente sano y sostenible. En definitiva son los derechos de la vida cívica como los económicos, sociales, culturales y ambientales.

5. Es necesario que estos derechos sean garantizados en el nuevo Plan Nacional de Derechos Humanos. Es necesario el pleno respeto de los derechos de las personas, de las comunidades y de los pueblos, sin discriminaciones de ningún tipo, sin violencias ni crímenes de ninguna índole, velando por las relaciones equitativas entre mujeres y varones, buscando construir y fortalecer relaciones realmente interculturales en un clima de armonía y respeto.

6. El Consejo Nacional de Derechos Humanos viene llevando a cabo sendas consultorías, una sobre la elaboración de un diagnóstico socio-jurídico de los derechos humanos en el país, y otra sobre la formulación del proyecto de lineamientos de política nacional en materia de derechos humanos.

Consideramos de suma importancia que dichos procesos con sus consecuentes documentos sean dados a conocer oportunamente y se de el tiempo suficiente para una adecuada y atenta lectura, revisión y aportes a sus contenidos.

7. Es muy necesaria la adecuada participación de todos los actores involucrados y la realización de las reuniones o audiencias descentralizadas tal como se ha previsto.

Para poder llevar bien el proceso es imprescindible la transparencia, no apresurarse y tener un cronograma de trabajo que considere el tiempo suficiente para la lectura, la reflexión y los aportes, especialmente desde las regiones y localidades.

Lima, 5 de enero de 2012

Mons. Pedro Ricardo Barreto Jimeno S.J.

Arzobispo Metropolitano de Huancayo

Presidente de la Comisión Episcopal

de Acción Social – CEA

Eco. Humberto Ortiz Roca

Secretario Ejecutivo de la Comisión

Episcopal de Acción Social – CEAS