Destacadas La Paz

Algunas recomendaciones litúrgicas y pastorales durante este tiempo de Coronavirus

Algunos organismos eclesiales han dado sus recomendaciones pastorales y litúrgicas en este tiempo de “cuarentena dinámica” . Presentamos el texto difundido por la Conferencia Episcopal de Bolivia y el texto del Arzobispado de Cochabamba. En efecto, cada obispo en su jurisdicción debe decidir aplicarlas o adaptarlas a su condición de riesgo.


RECOMENDACIONES PASTORALES Y LITÚRGICAS PARA LA PANDEMIA CONDICIONADA Y DINÁMICA EN APLICACIÓN DEL DECRETO SUPREMO 4245 DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA- A PARTIR DEL 1 DE JUNIO DEL 2020

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana, ante la cuarentena condicionada y dinámica decretada por las autoridades nacionales, desde la prudencia pastoral y, desde el principio de la defensa del valor de la vida y, por tanto, de la salud,

Recuerda que el Decreto Supremo 4245 ha decidido continuar con la cuarentena nacional, dinámica y condicionada hasta el 30 de junio de 2020, según las condiciones de riesgo en las jurisdicciones de las Entidades Territoriales Autónomas – ETA’s.

Teniendo en cuenta que el Artículo 3 Parágrafo V exceptúa de la aplicación del inciso d) del Parágrafo II del Artículo 3, los actos y ceremonias religiosas con un máximo del treinta por ciento (30%) de aforo del lugar donde se desarrollen, garantizando el cumplimiento del distanciamiento físico, uso de barbijo y otras medidas de bioseguridad necesarias para evitar aglomeraciones y el contagio del Coronavirus (COVID-19), tal como proponían las recomendaciones de la CEB del 11 de mayo para el nivel de riesgo moderado.

Examinando la realidad de que los casos de infecciones de Covid 19 siguen en aumento en todo el territorio nacional, aunque con diferente cantidad en cada departamento.

Recomienda lo siguiente:

DURANTE TODO EL TIEMPO QUE DURE LA CUARENTENA CONDICIONADA Y DINÁMICA.

1.-Durante todo el tiempo que dure el estado de emergencia e independientemente de las condiciones de riesgo de cada municipio, a pesar de la excepción concedida a las celebraciones litúrgicas, no puede haber celebraciones religiosas que conlleven aglomeración de fieles y que, en la mentalidad del pueblo, estén asociadas a la celebración de fiestas: prestes, bodas, bautizos, primeras comuniones, confirmaciones, etc.

2.-Las actividades de catequesis y reuniones de grupos deben suspenderse este tiempo, buscando medios suplementarios para dichas actividades, a través de las diferentes posibilidades que dan los medios virtuales, sujetándose a las disposiciones que vaya emitiendo el Ministerio de Educación para la actividad educativa.

3.-También deben suspenderse actividades que conlleven concentraciones masivas y desplazamientos, ya que nos ponen en situación de riesgo.

4.-En las oficinas de la CEB, obispados, parroquias y dependencias de Iglesia se debe priorizar, siempre que sea posible, el trabajo telemático y los encuentros con cita previa.

5.-En todos los niveles, como Iglesia, debemos mostrar el rostro misericordioso de Dios, cuidando a los enfermos, atendiendo a los hambrientos y consolando a los que pasan momentos de soledad y temor, pero siempre con la debida prudencia y responsabilidad.

6.-Es importante que en la atención a los enfermos se elijan y deleguen ministros que no están dentro de los grupos de riesgo, o sea, jóvenes con buena salud y con capacidad para ejercer el ministerio con responsabilidad y prudencia.

Mientras continúe en Bolivia el aumento de casos de Covid 19 no se debería avanzar más allá del grado de riesgo medio.

EN CONDICIONES DE RIESGO MEDIO

7.-En los templos parroquiales se puede organizar, en horario establecido y evitando aglomeraciones, después de la Eucaristía celebrada a través de las redes sociales, la recepción de la comunión, siempre que se trate de fieles conocidos por su participación frecuente y ordinaria en la Eucaristía parroquial. En esta actividad pueden colaborar los ministros extraordinarios de la comunión.

8.-Apertura de los templos para que los fieles puedan acudir a la oración particular.

9.-En este nivel se pueden celebrar bautismos de emergencia con las debidas condiciones de seguridad y sanitarias.

10.- En la administración del sacramento de la Unción de Enfermos, los sacerdotes deben cumplir con las medidas de prudencia emanadas de la autoridad sanitaria: no tocar al enfermo con las manos, usar un algodón, también mascarilla, lavarse cuidadosamente las manos antes y después de administrar el sacramento, incluso guantes, así como purificarse con alcohol en gel.

11.-En la visita a los enfermos, los diáconos, ministros extraordinarios de la comunión y visitadores deben observar también estas mismas medidas de prudencia e, incluso, otras más estrictas, como trajes de bioseguridad.

12.-Para la celebración de las Exequias:

  • Celebrar las Exequias sin Eucaristía. 
  • Con la presencia de los familiares más cercanos
  • Solo el rito abreviado, con una lectura, breve reflexión y oración final.
  • Bendición del féretro.

13.- Hay que invitar a las personas, especialmente las que se encuentran dentro de los grupos considerados de riesgo (patologías previas, síntomas de enfermedad y personas de la tercera edad) a quedarse en casa y seguir la eucaristía y otras celebraciones a través de algún medio de comunicación,

14.-El personal de los obispados, parroquias y otros organismos debe atenerse al horario continuo decretado, pero si es posible, utilizar preferentemente el trabajo telemático.

Solo cuando los casos de contagios en la región comiencen a descender, se considera prudente pasar al riesgo moderado.

EN CONDICIONES DE RIESGO MODERADO

15.-Se podrá celebrar la Eucaristía con participación del 30% de la capacidad del templo, en horarios fuera de los prohibidos.

16.-También, con las mismas restricciones de horario y aglomeración, se pueden realizar otras celebraciones, salvo las restringidas en el punto 1 de estas recomendaciones.

17.-Para lograr el aforo del 30% de la capacidad del templo habrá que ser creativos y, con sentido común, contar con el ministerio de acogida y otros métodos adecuados, que no hagan que nadie se sienta discriminado.

18.-Estas celebraciones deben ser realizadas con las medidas de prudencia recomendadas por el comunicado de la CEB del 12 de marzo, es decir, evitando saludos con contacto físico, omitiendo el saludo de la paz, con la recomendación expresa de no asistir a los que tengan síntomas de la enfermedad, suprimiendo los recipientes con agua bendita en la entrada del templo y comulgando en la mano.

19.-En las parroquias y templos donde sea posible sería conveniente celebrar la Eucaristía en el atrio del templo, es decir, al aire libre.

20.-En estas celebraciones es importante marcar los lugares que deben ser ocupados por los fieles, con una distancia de metro y medio entre cada uno de ellos.

21.-El sacramento de la Unción de los Enfermos y la celebración de las exequias se realizarán con las mismas medidas de prudencia del nivel de riesgo medio.

22.-Es posible en este nivel de riesgo celebrar el sacramento de la reconciliación guardando la distancia de metro y medio y con medidas mínimas de seguridad: mascarilla y guantes.

23.-El personal de los obispados, parroquias y otros organismos debe atenerse al horario continuo, decretado, pero si es posible, utilizar preferentemente el trabajo telemático.

Con estas recomendaciones, la Secretaría General de la CEB, pretende colaborar a los Obispos y fomentar la comunión entre todos, pero será cada uno en su jurisdicción quien debe decidir aplicarlas o adaptarlas a su condición de riesgo.

Que la Santa Madre de Dios, salud de los enfermos, interceda por nosotros ante su Hijo para que superemos esta pandemia.

Un saludo fraterno en Cristo.

 

La Paz 29 de mayo del 2020

Secretaría General

Conferencia Episcopal Boliviana


Texto difundido por el Arzobispado de Cochabamba

GUIA PARA EL RETORNO GRADUAL

A ACTIVIDADES DE LA IGLESIA, EN TIEMPOS DE PANDEMIA

A LOS SACERDOTES, DIÁCONOS, RESPONSABLES DE CAPILLAS, RELIGIOSOS RELIGIOSAS, Y A TODO EL PUEBLO DE DIOS

GUIA PARA EL RETORNO GRADUAL A ACTIVIDADES DE LA IGLESIA, EN TIEMPOS DE PANDEMIA, EN LA ARQUIDIÓCESIS DE COCHABAMBA.

Queridos hermanos y hermanas:

Ante la posibilidad de retomar las celebraciones litúrgicas con presencia de fieles, pedimos tomar en cuenta las siguientes normativas, que se irán implementando paulatinamente, desde el 1 de junio, en los diferentes templos y capillas; DE LUNES A VIERNES, de horas 06:00 a 16:00.

  1. No se tendrán reuniones, concentraciones, ni celebraciones religiosas que conlleven aglomeración de fieles.
  2. En las oficinas del Arzobispado, parroquias y dependencias de Iglesia se debe priorizar, siempre que sea posible, los encuentros con cita previa, con las debidas medidas de bioseguridad.
  3. Para las actividades de catequesis y reuniones de grupos, se debe buscar medios suplementarios a través del uso de medios virtuales, sujetándose a las disposiciones que vaya emitiendo el Ministerio de Educación para la actividad educativa.
  4. El acceso de fieles será limitado según el tamaño del templo, manteniendo un 30% de su capacidad.
  5. Los fieles deberán ingresar a los lugares sagrados con el uso de barbijos.
  6. Se implementará señalética en el interior del templo, marcando rutas de un solo sentido para caminar y evitar que la gente se encuentre; con entrada y salida diferente. También estarán marcados los lugares en los que los fieles podrán sentarse, manteniendo la debida distancia.
  7. La dispensa del precepto dominical continuará.
  8. El número de personas en el presbiterio debe ser reducida al mínimo.
  9. Es importante la ayuda de los fieles para el sustento de su Iglesia, por ello la colecta se deberá realizar con las debidas medidas de bioseguridad.
  10. Los objetos litúrgicos deben ser desinfectados con productos naturales antes de la celebración y después de esta.
  11. Cada ministro debe usar sus propios ornamentos litúrgicos
  12. La purificación de la Patena y el Cáliz se hará únicamente por el presidente de la Celebración
  13. Sigue omitiéndose el signo de la paz.
  14. La distribución de la Sagrada Comunión seguirá siendo en la mano.
  15. Antes y después de distribuir la Sagrada Comunión, los ministros tendrán que desinfectarse las manos.
  16. Antes de la comunión se pide a los fieles el uso de desinfectante para las manos.
  17. Se marcarán lugares en el suelo para realizar la fila y recibir la comunión. Es conveniente que el ministro que distribuye la Comunión lleve el correspondiente Barbijo.
  18. Las pilas de agua bendita permanecen vacías, solamente el ministro hará la aspersión con el agua o bendecirá el envase con agua que los fieles traigan desde su hogar.
  19. La atención de los enfermos, el sacramento de la reconciliación y la celebración de exequias continuará con el debido cuidado, con el uso de las medias de bioseguridad correspondientes. (Según normativas publicadas en el mes de abril)
  20. Los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión y los Ministros Ordenados que estén en grupo de riesgo, tendrán que tomar los recaudos en cuidado de su salud.
  21. En caso de continuidad de celebraciones, estas deberán realizarse mínimamente cada hora.
  22. No tocar ni besar objetos o imágenes de devoción en el Templo.
  23. Todos los sacramentos están sujetos a estas instrucciones.

“Hagamos vida el Evangelio, cuidémonos unos a otros”.
<< María, Mamita de Urcupiña, ruega por nosotros>>.

       Mons. Oscar Aparicio, Arzobispo de Cochabamba 

Mons. Juan Gómez, Obispo Auxiliar

Mons. Carlos Curiel, Obispo Auxiliar 

Pbro. Luis Antonio Alcocer, Vicario General
                                                     

Cochabamba 30 de mayo de 2020

Foto: Diócesis de San Ignacio de Velasco