Destacadas

Ya se tiene el plan de vuelo para la Visita Apostólica del #PapaenBolivia

La aeronave de Boliviana de Aviación (BOA), que transportará al papa Francisco desde Ecuador a la ciudad de El Alto, en Bolivia, los asientos, la vajilla y los uniformes de la tripulación, que estará a cargo de atender a las 110 personas que acompañarán al Santo Padre, entre periodistas, guardias suizos y cardenales, tendrán diseños de Tiahuanaco.

La empresa ofrecerá un menú especial que fue aprobado por el Vaticano, un almuerzo y refrigerio elaborados con productos propios de Bolivia.

El vuelo denominado “Boliviana Pastoral 930” será considerado como uno de dignatario que amerita el cierre de los aeropuertos.

El gerente general de BOA, Ronald Casso, dijo que el avión Boeing 737-700 de nueva generación tiene algunas características especiales como una certificación en altura, capacidad para 136 pasajeros y será acondicionada para transportar al Santo Padre.

Explicó que se abrirá un espacio con la remoción de algunos asientos para acomodar los tres sillones para el Papa y sus principales acompañantes quienes estarán alejados del resto.

Sin embargo, Caso también señaló que habrá otro avión de reserva en caso de cualquier contingencia. Ambas aeronaves permanecerán resguardadas en tierra 48 horas antes de la operación, según establece el protocolo de seguridad.

Peticiones

De acuerdo a las exigencias del Vaticano, el avión debe contar con seis tripulantes, tres pilotos en cabina y tres tripulantes que brindarán sus servicios a los pasajeros. La jefa de Cabina, encargada del protocolo del vuelo, Nathalie Calenge, será la única responsable de atender al Papa.

“Hay un protocolo en cuanto a llevarlo a su asiento, después para el servicio tengo que estar lo más cerca posible para poder entregarle la comida y las bebidas. Sin embargo, si me pregunta algo yo le voy a contestar. Me imagino que va a ser sobre todo (preguntas acerca) de los productos bolivianos, quizás qué quieren decir los diseños de Tiahuanaco”, dijo Calenge.

Otro requisito es que todos los tripulantes hablen francés, inglés, portugués, italiano y alemán para atender a los pasajeros, sobre todo a los periodistas.

Sin embargo, la instrucción es que Calenge le hable en español al Papa tomando en cuenta que es argentino y a los cardenales que lo rodean en inglés.

La azafata Calenge debe referirse al papa Francisco como “su santidad, a los cardenales como su eminencia o excelencia. Solamente esas palabras se pueden utilizar. Hemos hecho varios entrenamientos para eso”.

Caso explicó que la inversión para esta operación es de 40 mil dólares y que el personal elegido para este trabajo fue cuidadosamente seleccionado.

“Uno de los componentes es que yo como máximo ejecutivo de la aerolínea sea el que reciba al Papa a bordo. Va a ser un honor por supuesto”.

El piloto comandante y coordinador de operaciones del vuelo, Adolfo García, dijo ayer que el 8 de julio el vuelo partirá desde Quito-Ecuador a las 12:00 y durará tres horas. El arribo al aeropuerto de El Alto está previsto para las 16:15.

El segundo vuelo, de El Alto a Santa Cruz, partirá a las 20:00.