Análisis

Testimonio de Mons. Coter: Solidaridad, fe y oración, claves para sanar la enfermedad

En el espacio “Testimonios de fe después del COVID- 19”, compartimos el testimonio de Mons. Eugenio Coter, Obispo de la Diócesis del Vicariato Apostólico de Pando y Presidente de la Red Eclesial en la Amazonía Boliviana (REPAM Bolivia), quien desde la vivencia de la enfermedad asegura que las claves para sanar son: la solidaridad, la fe y la oración.

Debido a la información que el obispo tenía del virus, en los primeros síntomas de gripe tomó el tratamiento para COVID -19, lamentando que otras personas no pudieran acceder al tratamiento por falta de recursos. A su vez manifiesta haber sentido una preocupación, pidiendo a Dios: “ayúdame, que no sea grave”.

Fe y oración

“La dimensión de la fe siempre está presente, pero en este tiempo de mayores problemas, de la enfermedad, ha sido un elemento que me ha acompañado”, afirma Mons. Eugenio, para quien el descanso y la terapia fueron un espacio de oración y de sentirse acompañado por el Señor, la Virgen María en el Rosario y al mismo tiempo acompañar a las personas enfermas a través de esta oración: “…ha sido un momento de consuelo, como de fortaleza, como de comunión con los demás”, señala.

“Por un lado es espontáneo que al momento de la dificultad los tiempos de oración, la intensidad de la oración aumentan. Según alguien esto sería expresión de una fe falsa, yo creo que es expresión de una necesidad verdadera de mayor cercanía del  Señor, se le pide esta cercanía en los momentos de dificultad, cuando el Señor invita en la dificultad a rezar intensamente, no es solo para pedir una sanación sino para pedir que nos acompañe en este tiempo de la enfermedad, para que la podamos vivir con espíritu evangélico, con espíritu verdadero de creyente”.

Cercanía y solidaridad

“Este tiempo ciertamente para muchas familias es de sufrimiento, lo que ayuda seguramente es la cercanía humana, el acompañamiento”, nos dice Mons. Coter, invitando a ser cercanos con quien está pasando la enfermedad, “a veces no se puede hacer mucho. Pero siempre se puede acompañar a la persona y se puede ayudar… siempre se puede rezar con ellos y ayudarlos a compartir lo que están viviendo y a ponerlos delante del Señor”, esta es la invitación, además el obispo recuerda que cuidarse es expresión de fe, “Dios, es un Dios que se encarna dentro de la historia y dentro de las situaciones que se viven”, subraya, “está en nosotros que en estas situaciones, seamos precavidos”.

“Quiero decir a la población que tengan fortaleza y ánimo y sean precavidos”, reitera Mons. Eugenio y dirige un mensaje especial a los jóvenes, pidiéndoles que sean solidarios y cercanos con las personas, familiares y amigos, que saben que están enfermando o están enfermos, para manifestarle cercanía y acompañamiento, “vivir con ellos momentos de oración, aquí creo que una de las claves popular y fácil, pero importante es la del Rosario, que se puede rezar juntos y esto ayuda a sentir el compartir este camino como creyentes. Aquí podemos decir: solidaridad, oración, cercanía, esto ganada al COVID”.

 

Fuente: Iglesia Viva