Internacional

Seis sacerdotes transferidos por estar amenazados por la guerrilla

(Mocoa / Colombia) El obispo de la diócesis de Mocoa-Sibundoy, en Colombia, monseñor Luis Alberto Parra Mora, confirmó la noticia de haber transferido a seis de sus sacerdotes que están siendo amenazados por la guerrilla, en especial a los que trabajan en la zona rural de Puerto Guzmán y Puerto Leguizamón.

Monseñor Parra señala que “a través de panfletos que llegan a las parroquias, se informa que deben salir de esa región todos los pastores protestantes y los sacerdotes católicos, se les pide además que cierren todas las capillas, no celebren, ni prediquen. Pueden seguir allí pero sin celebrar ningún acto religioso”.

“Ante esta situación y por su seguridad se decidió moverlos a las zonas de Mocoa, Sibundoy y Puerto Asís”.

La situación de tensión no es nueva pero ahora, según denuncia monseñor Parra Mora, las amenazas se hicieron más frecuentes y con una determinación propia de la guerrilla: “Al principio las amenazas no eran tan directas, pero luego poco a poco en algunas pueblos no se deja entrar a los sacerdotes”.

Evidentemente la guerrilla considera a la Iglesia como un adversario en la formación y en la instrucción de la población de la zona, a lo que monseñor Parra Mora enfatizó: “Nosotros no llevamos la guerra o la violencia, sino que invitamos a las familias y a la población a vivir en comunidad, a fin de lograr el desarrollo de la zona”.

El obispo también anunció que el 27 de octubre se reunirá con los obispos de las diócesis vecinas para decidir cómo actuar ante esta situación creada por la guerrilla.

Colombia está viviendo en un clima de tensión particular a causa de los “diálogos de paz” que se están llevando a cabo en Cuba. El diálogo está realizándose entre miembros del gobierno y representantes de las FARC pero también entre la Iglesia católica, con sus innumerables testimonios, está promoviendo una ola de intervenciones públicas a favor de la paz.+