La Paz

Rodríguez Veltzé critica rezos y bendiciones, pero sacerdote le pone las cosas claras

“Le pregunto al Sr Veltzé y cuando realizaban la K’oa en el Palacio de Gobierno no decía nada? Por favor. Si Ud no cree, le respeto pero la mayoría somos cristianos…me admira de una persona tan preparada caer en un lenguaje ideológico, barato y permítame decir estúpido.” fue la respuesta del sacerdote Marcelo desde Cochabamba a la crítica que  Rogríguez Veltzé, exagente de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia,  ha expresado en su red social de Twitter, criticando los “rezos colectivos”.

Rodríguez Veltzé había afirmado:

“Los rezos y bendiciones colectivas conllevan riesgo. Es útil recordar que tenemos un estado laico con libertad confesional, su ejercicio debe ser responsable, lo que incluye la prohibición de uso de espacios y recursos públicos (helicópteros o vehículos)”

 

El periódico La Razón desde La Paz informó al respecto la siguiente nota.

Al conocer la noticia de que en Santa Rosa del Sara los contagios de COVID-19 tuvieron origen en rezos colectivos, el expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé cuestionó esas manifestaciones y el uso de recursos para esos fines.

“Los rezos y bendiciones colectivas conllevan riesgo. Es útil recordar que tenemos un estado laico con libertad confesional, su ejercicio debe ser responsable, lo que incluye la prohibición de uso de espacios y recursos públicos (helicópteros o vehículos)”, escribió en su cuenta de Twitter el también exagente de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Rodríguez Veltzé retuiteó una nota del portal de radio Erbol, en la que el secretario de la Gobernación de Santa Cruz, Óscar Urenda, consideró que los cinco contagios de Santa Rosa del Sara tuvieron su origen en un contacto positivo de antes, un pastor religioso.

Aunque no fue aludida directamente por el exagente, la presidenta Jeanine Áñez despidió en persona a un religioso que sobrevoló las ciudades de La Paz y El Alto el miércoles 15 de abril. Ese día, la mandataria publicó una fotografía tomada en el helipuerto de la Casa Grande del Pueblo con el mensaje “Dios bendiga a Bolivia”, que suele usar siempre al final de sus discursos.

El 9 de abril, un párroco de la parroquia Santa Ana de Cala Cala sobrevoló la ciudad de Cochabamba en un helicóptero del grupo de Caballería del Ejército, desde donde derramó agua bendita sobre distintos barrios. La información fue difundida en las cuentas del Ministerio de Defensa.

Las escenas religiosas se repitieron en varias ciudades del país, algunas alentadas por el Estado y el  Gobierno y otras, por la Iglesia Católica. El 5 de abril, la Policía Boliviana propició el recorrido de la imagen de la Virgen de Copacabana por las calles de La Paz.

“El Estado respeta y garantiza la libertad de religión y de creencias espirituales, de acuerdo con sus cosmovisiones. El Estado es independiente de la religión”, establece el artículo 4 de la Constitución Política del Estado.