Internacional

Preocupación de los obispos de Colombia sobre los abusos con el medio ambiente

Preocupados por la explotación de los recursos naturales en diferentes zonas de Colombia, los obispos de Medellín y Santa Fe de Antioquia, han escrito una carta pastoral donde analizan los abusos que se están cometiendo con el medio ambiente y en este sentido reflexionan sobre la necesidad que el Papa Francisco expresa en la exhortación apostólica Laudato Si, sobre el cuidado de “la casa común”.

Comienzan los obispos su mensaje reconociendo que no hablan como expertos en geología, ni como economistas, ni como sociólogos, sino como pastores de la Iglesia Católica. Dirigiendo una “mirada a la realidad”, hablan en el documento de los daños que la minería produce en el medio ambiente, de las fuentes hidráulicas que están en peligro de agotarse, de los dramáticos cambios que sufren los lugares agropecuarios, de las licencias que da el gobierno colombiano para la extracción del subsuelo, del abandono de las practicas agrícolas tradicionales y de la corrupción que gira en todo este ámbito. Diferentes puntos sobre los que reflexionan partiendo de conceptos que ha tratado Papa Francisco, “Cuando hablamos de medio ambiente, de la creación, pienso –dice el Papa- en las primeras páginas de la Biblia, en el libro del Génesis, donde se afirma que Dios puso al hombre y a la mujer en la tierra para que la labraran y la custodiaran”, explicó el Pontífice durante la Audiencia General de 5 de junio de 2013.

Y en este sentido escriben en la carta pastoral algunas propuestas y conclusiones haciendo un llamado a llevar un estilo de vida más austero y consciente de la responsabilidad que tenemos con la “ecología integral”. Así mismo piden a los agentes de evangelización y a los líderes sociales que participen en los procesos relacionados con la “concesión de títulos mineros”, y a las instituciones públicas que tengan como primer objetivo “el respeto de la dignidad de la persona humana y sus derechos fundamentales, que garantice la conservación del medio ambiente protegiendo así la sostenibilidad para las generaciones futuras.

Cabe destacar que los obispos colombianos también valoran las empresas mineras que actúan con prudencia ecológica, con conciencia social y con diálogo con las comunidades, pero no dejan de lado su preocupación por la “falta de ética” de la industria extractiva en general.

Finalmente los prelados colombianos terminan su carta pastoral pidiendo a Dios que conceda a todos sabiduría y rectitud para conducir el cuidado de la casa común y mantener una sana convivencia social y garantizar el futuro de las generaciones venideras.