Análisis

Paulovich: Yatiris en Nueva York

Fue mi socia periodista la primera que se enteró de que el Presidente fue a la ciudad de Nueva York mientras yo le aseguraba que aquello me parecía inverosímil, pues faltaba menos de un mes para la realización de las elecciones del 12 de octubre, argumento que sólo consiguió que se carcajeara en mis propias narices.

Le llamé la atención por su cholo proceder porque al fin y al cabo soy su jefe en materia periodística y soy su pariente espiritual de mayor edad cual lo certifican mis blancas canas que ennoblecen mi cabeza.

La cholita que no tiene un pelo de tonta en sus negras trenzas (antiguamente llamadas “pichicas”) me pidió suavemente que no me ofendiera porque a continuación ella me explicaría todo el desarrollo de su primicia periodística para así comprender mejor las razones que tuvo nuestro genial mandatario para viajar a Nueva York, ciudad donde funciona la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La cholita me dijo: “Le cuento, compadrituy, que yo fui una de las primeras periodistas en saber que Evo viajaría a la ONU gracias a nuestra amistad con el yatiri Wayruru quien acompañará a nuestro Presidente junto a otros yatiris que se sumarán a la nutrida delegación boliviana…”

Me atreví a interrumpir la exposición de la cholita nacida en Quillacollo para preguntarle por qué calificaba de “nutrida” a nuestra delegación que viajó a la Asamblea de las Naciones Unidas siendo ésta su explicación: “la llamo nutrida porque todos los viajeros gozarán de excelentes viáticos para hacer frente a sus necesidades en una ciudad tan cara como es la capital de los rascacielos…”

Satisfecha mi curiosidad por el término “nutrida”, Macacha continuó con su sesuda (no “sexuda”) explicación: “Lo que busca nuestro mandatario es el auditorio más grande que pueda encontrar para que el mundo entero lo escuche, aunque cuando le corresponda hablar en nombre de Bolivia sólo se encuentren en sala pocos asambleístas”.  De todas maneras, alguna parte de su discurso tendrá resonancia internacional, que es lo que ansía cualquier expositor”.

El razonamiento de mi comadrita me convenció, aunque tuve que pedirle una explicación acerca de la incorporación de muchos yatiris en la Asamblea mencionada, explicándome la cochabambina: “Todos los Presidentes que asisten a la Asamblea tienen sus yatiris propios que suelen llamarlos “expertos” que son los encargados de explicar a los pueblos del mundo por qué algunos musulmanes son buenos y otros son malos para algunos Putines un Zar de nuestro tiempo y se opone a una Ucrania libre que quiere formar parte de Europa, cuestiones que los yatiris (brujos) europeos no pueden explicar a una cholita cochabambina de Quillacollo. Moraleja: en todas partes se cuecen yatiris.