La Paz

PARROQUIAS, INSTITUCIONES Y OBRAS DE IGLESIA ABREN SUS PUERTAS PARA RECIBIR A LOS MARCHISTAS

Las parroquias, instituciones y las obras de la Iglesia católica prestan atención a los marchistas en su recorrido, en reconocimiento a la dignidad de hijos de Dios y en solidaridad, señaló el obispo de El Alto, monseñor Jesús Juárez.

“Es un apoyo, es un acto humanitario y también de reconocer en estas personas gente de buena voluntad que está buscando sus derechos”, subrayó el prelado que es el Vicepresidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social- Caritas Bolivia (CEPAS).

Cuando lleguen los hermanos de las tierras bajas a La Paz y “si estoy en esta ciudad pediré a mis hermanos obispos que vayamos a recibir a los hermanos marchistas”, puntualizó este martes.

La Iglesia católica siempre ha estado presente en las distintas marchas que varios sectores han realizado a lo largo de la historia del país, y ahora “¿por qué no?”, remarcó el Obispo.

“Que las puertas de la Iglesia estén abierta”, puntualizó monseñor Juárez al pedir a los agentes de pastoral y a las parroquias por donde pase la marcha que “abran sus puertas para que puedan descansar”, si necesitan alimentos, medicamentos o abrigo que les proporcionen.

Desde la segunda quincena de agosto, vienen cientos de originarios de las tierras bajas rumbo a La Paz. El 15 del mes pasado, partieron de Trinidad y continúan pernoctando en San Borja. La movilización es en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS).