Análisis

P. Gonzalo Quisbert: ¡Con Jesús, la alegría está en casa!

Visita Apostólica del Papa Francisco

Hace 26 años visitó por primera vez, el papa Juan Pablo II a la tierra Boliviana. En aquel entonces Bolivia era mayoritariamente católica y participó en todos los momentos de la celebraciones. La visita del Santo Padre, Vicario de Cristo duró cinco días y estuvo en siete de los nueve departamentos de Bolivia. Su principales encuentros, fueron con los niños, jóvenes, con los campesinos, indígenas, mineros, con las autoridades como el Presidente del entonces República de Bolivia, Víctor Paz Estenssoro y por supuesto con los religiosos, el clero y todo el pueblo de Dios.

El lema de la visita del papa fue “Mensajero y Sembrador de justicia y esperanza” y, de aquí, el himno por cierto maravilloso, que ha compuesto el Padre Francisco López de Dicastillo “sembradores de justicia y esperanza”, – que todos los pueblos se sientan hermanos – fue el himno que ha acompañado toda la visita del Santo Padre e selló los corazones de alegría, de emoción y de experiencia de fe en el Señor.

Después de muchos años, nuevamente el pueblo boliviano se prepara para recibir al Vicario de Cristo, en la persona del papa Francisco. Desde la primera visita hasta ahora, muchas cosas han cambiado. La situación política, económica, social ha cambiado; nuestro país tiene un nuevo rostro, debido a los cambios que el mundo actual está viviendo, me refiero a los avances de la ciencia, tecnología, información, el fenómeno de la migración, etc. Sin embargo, en algunos aspectos quizá seguimos lo mismo de hace más 20 años atrás. La pobreza, el desempleo, la corrupción, y el recurso a la justicia, aún aqueja a nuestro país; según los informes económicos, la deuda externa llegó al pico más alto en los últimos 20 años; el problema del narcotráfico pareciera que crecido bastante y está a la vista de la opinión pública.

Papa Francisco, como los medios nos han informado realizará su viaje Apostólico en el mes de julio. Sin duda alguna, es el primer viaje a Latinoamérica. Ecuador, Bolivia, y Paraguay, son países que tendrán la dicha de recibir al “Mensajero y Sembrador de justicia y Esperanza”. Debido, al factor tiempo, estará del 8 al 10 de julio en nuestro país y los departamentos que visitará son prácticamente dos, La Paz y Santa Cruz de la Sierra. Los principales encuentros, serán con los reos de la cárcel de Palmasola, con los movimientos sociales, con las autoridades como el Sr. presidente Evo Morales del Estado Plurinacional de Bolivia, con los religiosos, el clero, los seminaristas y con el pueblo de Dios.

“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús” (EG 1), o la frase de la encíclica Deus caritas Est de Benedicto XVI, “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”(1). Uno encuentra alegría, en la medida que haya tenido la experiencia del encuentro con la Persona de Jesucristo.

El lema de la visita del papa a nuestro país es: “Con Francisco anunciamos las Alegría del Evangelio”. La semilla del Evangelio, está en nuestros corazones por eso debemos anunciar con alegría junto con el papa y, continuar la misión continental “en medio de las pequeñas cosas de la vida cotidiana”, en medio de nuestras dificultades, en medio de nuestras alegrías.

Estoy seguro, que papa Francisco, traerá a nuestro país, Alegría, Esperanza, Justicia y Paz. Les invito a prepararnos a todos para este momento importante de la llegada del Santo Padre. “No tengamos miedo de abrir nuestros corazones, y dejar entrar a Cristo en nuestras vidas”. Quién abre su corazón a Cristo no pierde nada, al contrario recibe los dones que Él tiene preparado para cada uno (Juan Pablo II).