Destacadas

“Embutidos Kami” compite en el mercado boliviano

Parroquia Kami

La fábrica de cárnicos en Kami  es una de las tantas obras socio productivas miembros de la iglesia Católica que actualmente compite dentro el mercado del eje troncal desde hace 20 años. Es un emprendimiento de los Salesianos de Don Bosco (SDB) en la comunidad de Kami que busca generar y promocionar el desarrollo en las comunidades de su jurisdicción eclesial.

 

Embutidos Kami” no nace como fábrica propiamente sino como una iniciativa de los Salesianos de Don Bosco en favor de la población campesina de las comunidades más necesitadas.

 

UN POCO DE HISTORIA

Kami es un centro minero ubicado en la provincia de Ayopaya, en el noroeste del departamento de Cochabamba, en Bolivia y está a una altitud de entre 3.600 y 4.500 msnm. Los primeros salesianos llegaron a establecerse en la región el 20 de noviembre de 1977.

Embutidos Kami
Embutidos Kami

En la zona, como en muchas regiones del país los pobladores criaban cerdos dejándolos sueltos a la intemperie pero ello comenzó a traducirse en diferentes enfermedades porcinas. Al observar esta realidad la comunidad salesiana creó un centro de capacitación, crianza e incluso introdujeron especímenes mejorados. Todo marchaba bien hasta que las comunidades campesinas dejaron de comprar los animales. Y para el Centro de capacitación y mejora venderlos a las “chicharroneras” significaba no poder cubrir ni la alimentación invertida.

 

Entonces un día apareció una religiosa proveniente de España, integrante de la congregación Jesús María en Kami quien le enseñó al P. Serafino Chiessa, sacerdote misionero de Italia y actual responsable general del centro de producción a hacer jamón serrano. Después de varios experimentos y años de proceso, ya que el ciclo de corrupción ideal de un jamón es de un año y medio, pudo llegar a un punto ideal en calidad y sabor.

Jamón Serrano Kami

La carne de cerdo presenta una composición en proteínas completas, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales en suficiente cantidad y proporción para cubrir las necesidades corporales. Posee un alto valor nutritivo, con un contenido de proteínas entre el 19 y 20% en carnes magras.

INVERSIÓN Y BÚSQUEDA DE AUTOSOSTENIBILIDAD

Es así que decidieron comenzar a transformar la carne porcina en embutidos y cárnicos de diferente tipo aumentando el valor agregado. “Se ha buscado favorecer la transformación de productos, no venderlo en bruto porque su valor es más bajo y la tendencia boliviana en general es comercializarlo de esta manera. Un ejemplo de ello es la venta de minerales sin ser siquiera transformarlos en metales y lo mismo en el caso de la agricultura”, relató el P. Serafino.

 

Algunos de los productos que están en el mercado son: Jamón Serrano, Jamón Ahumado, Salame de Llama, Salame de Cerdo, Chorizo sin conservante y otros productos más.

 

Desde el empleo de las personas, infraestructura, insumos, logística, autorización gubernamental y otros elementos más hay una inversión y un desafío importante para la producción. Comenzaron a competir en el mercado de grandes y pequeños capitales del rubro dentro del eje troncal. Las reglas de juego son duras y les obliga a estar pendientes de la economía, calidad y sanidad. Gracias a la dedicación y constancia de la Obra actualmente es posible encontrar sus productos en los supermercados IC Norte en Cochabamba e Hipermaxi del eje troncal (La Paz – Santa Cruz y Cochabamba).

Salame de Llama
Salame de Llama

¿DÓNDE LOS ENCUENTRA MAS ECONÓMICOS?

  • Santa Cruz, en la parroquia María Auxiliadora (frente al parque urbano), los días domingo al finalizar las misas de la mañana.
  • En Cochabamba están disponibles en la tienda “S&A” de lunes a domingo a pasos del puente Muyurina, frente a la clínica Morales.
  • Para la ciudad de La Paz por ahora solo hay envíos una vez al mes.
  • Mayores detalles de estos y otros productos lo podrán encontrar en el comercio virtual de Facebook: Almacén Don Bosco – Bolivia. Un espacio que busca aglutinar a todas las obras productivas de las diferentes comunidades y obras católicas.

 

Más que considerarse una Iglesia productiva han avanzado hacia el respeto de la dignidad de la gente. “A veces existe la tendencia de que todos los proyectos sociales tienen que ser financiados con dinero de afuera, nosotros intentamos producir para buscar la sostenibilidad de los nuestros” sostiene el sacerdote misionero de Italia.

 

Si conoces otra obra productiva de la Iglesia católica cuéntanos ¿dónde está ubicada?, ¿En qué consiste?, ¿A quiénes apoya? y seguro podremos brindarles cobertura.